miércoles, 15 de marzo de 2017

Locas de alegría. Algo parecido a la felicidad.

Título original:
La pazza gioia
Año:
2016
Fecha de estreno:
17 de marzo de 2017
Duración:
118 min
País:
Italia / Francia
Director:
Paolo Virzì
Reparto:
Valeria Bruni Tedeschi, Micaela Ramazzotti, Valentina Carnelutti, Sergio Albelli, Tommaso Ragno, Luisanna Messeri, Francesco Lagi
Distribuidora:
Caramel


Paolo Virzì se ganó el aplauso unánime de jurado y público en la 61ª edición de la SEMINCI con su obra Locas de alegría, la cual se alzó con la Espiga de Oro a Mejor Película, con el Premio del Público, así como un galardón compartido en el apartado interpretativo para sus dos actrices principales, Valeria Bruni Tedeschi y Micaela Ramazzotti. Desde luego, es un merecido reconocimiento hacia las actrices quienes se muestran superlativas en sus papeles. 

Locas de alegría, un tragicomedia sobre la búsqueda de la felicidad, pivota alrededor de sus dos personajes principales. Beatrice (Valeria Bruni Tedeschi) es una aristócrata esquizofrénica, excesivamente parlanchina, voluptuosa... un torbellino en todo su esplendor. Por su parte, Donatella (Micaela Ramazzotti) es una persona bipolar, hermética, con profundas heridas emocionales. Ambas son caracteres antónimos y pertenecen a los polos opuestos de los estratos sociales pero establecen una improbable amistad gracias a su perturbado estado mental. Se complementan, se apoyan, y un día aprovechan un despiste para escapar Toscana a través para ser libres, felices y tapar cicatrices del pasado, con Beatrice como protectora y salvadora de Donatella. 


La una es un torrente enérgico que arrastra a la otra, más temerosa a ese mundo que tanto la ha dañado, a una aventura fuera del psiquiátrico. Incluso en las interpretaciones de las actrices, están en las antípodas la una de la otra. Bruni Tedeschi extrovertida, acelerada, exuberante, pletórica; Ramazzotti contenida, seria, formal. Dos personajes femeninos con fuerza, con garra, con carácter, bien perfilados, compactos y desarrollados -serán más o menos convencionales pero tienen un trasfondo-, en esta comedia dramática -donde acaba pesando más el drama- construida con mucho dinamismo pues se percibe en constante movimiento, entre otras cosas por su etiqueta de road movie (imposible no rememorar Thelma & Louise cuando se suben en el descapotable), en esta travesía estimulante para desgranar el pasado.


En ese descubrimiento del pasado tortuoso conoceremos más a fondo a esos personajes femeninos tan complejos y cómo llegaron a los delirios de grandeza o la depresión actuales. Una mezcolanza de alegría y tristeza llena la pantalla en una película cuyo tercio final, con el encuentro con el hijo de Donatella, se convierte en un drama -liberador- puro. Virzí gestiona con entereza la emoción en el rostro, en los actos, de una entregada Micaela Ramazzotti aunque el camino para llegar a esta suerte de resolución -con flashbacks incluidos- haya sido un tanto repisoteado en otras películas del mismo palo. De hecho, el metraje se siente estirado por ese motivo, siendo redundante en ese viaje donde las dos tratan de encontrar algo parecido a la felicidad. Todo ello se conjunta con unas escenas muy conmovedoras que culminan en un final feliz pese a lo que hubiera parecido en un principio. Locas de alegría, la loca alegría de dos mujeres en su trayecto circular, con un inicio y un final cerrados para mantener el equilibrio (y la cordura locura).

7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...