martes, 28 de febrero de 2017

La chica desconocida. La doctora apática.


Título original:
La fille inconnue
Año:
2016
Fecha de estreno:
3 de marzo de 2017
Duración:
113 min
País:
Bélgica
Director:
Jean-Pierre y Luc Dardenne
Reparto:
Adèle Haenel, Olivier Bonnaud, Louka Minnella, Jérémie Renier, Olivier Gourmet, Fabrizio Rongione, Christelle Cornil
Distribuidora:
Wanda


En La chica desconocida, el nuevo trabajo de los hermanos Dardenne, Jenny (Adèle Haenel), una joven doctora, no atiende la llamada al interfono porque sus consultas han acabado hace una hora. Al día siguiente, la policía se presenta en su consulta pidiéndole los vídeos de seguridad ya que han encontrado a una joven inmigrante muerta en las inmediaciones. Jenny asume la responsabilidad de ese supuesto asesinato pues cree que podía haberlo evitado de haber abierto la noche anterior. Para redimirse, comienza a investigar por su cuenta para ponerle nombre a esa chica y poder darle un entierro digno.

Estamos ante una reinterpretación del género detectivesco en manos de los hermanos Dardenne, con todo lo que ello implica. Esta incursión de los belgas en algo parecido a un thriller de investigación se realiza siempre desde la perspectiva del drama social, construyendo la historia a retales de una joven médico comprometida con sus pacientes y con esa chica anónima a quien no quiso/pudo ayudar por lo que la historia pivota alrededor del compromiso con esa muerte. El agravante es la condición de inmigrante de la chica para concienciar al espectador sobre este tema. De hecho, la profesión de la protagonista se utiliza como escaparate para presentar el estrato social de la población residente (gente de clase media-baja) en el pueblo donde se desarrolla la película. Esto es, la inclusión de sus consultas o visitas a domicilio cumplen una misión de apología de la denuncia social.


Por este motivo, por momentos, roza el límite del maniqueismo denunciador y tampoco consigue hacernos partícipes de la investigación debido a la apatía general que viste La chica desconocida. Apenas hay pasión en lo contado. La carencia de sentimientos, en general, se palpa a pesar de una protagonista acechada por la culpa pues no se demuestra que esa culpa le reconcoma teniendo en cuenta que su investigación depende de ese sentimiento mortificante. Quizá el único sentimiento destacable es la tristeza perenne invasiva - en las películas de los hermanos belgas rara vez hay lugar para la alegría porque se enfocan en historias de marginados sociales e inadaptados emocionales.

Y esa tristeza deriva, en parte, de las caras de acelga de varios de los personajes. Adèle Haenel, actriz emergente del cine galo, lleva el peso apareciendo en casi todas las escenas pero su interpretación adolece de ser demasiado neutra, con una expresión de desubicada y con un alma tan carente de vida como la "chica desconocida". Cuando Haenel comparte escenas con Olivier Bonnaud -el becario-, ambos irradian una sensación de desgana. Menos mal que, en el apartado interpretativo, Olivier Gourmet y Jerémie Renier, actores fetiche de los Dardenne, en sus intensos papeles secundarios -aunque el de Renier en realidad tiene un carácter pirotécnico-, elevan el nivel.


Fieles a su estilo de cámara en mano en pos de la veracidad persiguiendo al personaje en su rutina y empleando como protagonista a una mujer, Jean-Pierre y Luc Dardenne han intentado con La chica desconocida mantener el suspense ante esa "chica desconocida" del título, jugando con los descubrimientos progresivos de la protagonista, como si de un detective se tratara, mientras elementos más sórdidos y turbadores irán emergiendo a medida que se acerca a la identidad de la chica. No obstante, el resultado final es de un falso thriller apático y poco convincente. 

6/10 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...