martes, 3 de enero de 2017

Monster trucks. Conduciendo sin motor.


Título original:
Monster trucks
Año:
2017
Fecha de estreno:
04 de Enero de 2017 
Duración:
104 min
País:
Estados Unidos
Director:
Chris Wedge
Reparto:
Lucas Till, Jane Levy, Amy Ryan, Rob Lowe, Thomas Lennon, Barry Pepper, Danny Glover, Frank Whaley
Distribuidora:
Paramount


El 2017 cinéfilo aterriza en España con una oferta variada. Desde un Scorsese religioso, una comedia alocada, zombis nipones (muy recomendables) e incluso la nueva peli de Xavier Dolan (de la que hablaré dentro de unos días). Pero en estas fechas no podía faltar un estreno de ámbito familiar, y ese cupo lo recoge Monster Trucks, producción de la Paramount en base (muy testimonial) de los juguetes Hasbro de mismo nombre que pretende seguir los éxitos de Tranformers y Battleship, ambas franquicias de la compañía de juguetes. Para ello han puesto al mando a Chris Wedge, director de otras películas infantiles como Ice Age, Robots o Epic.



Descrita desde su desarrollo como un cruce entre Los goonies y Transformers (el que dijo esto se quedaría a gusto!), la verdad es que la comparación entre ambas no tiene sentido alguno. La comparación más razonable sería un cruce entre E.T., el extraterrestre, Herbie y Liberad a Willy, por aquello de que un grupo improvisado de 'héroes' jóvenes debe ayudar a una especie 'extraña' a volver a su hábitat, con la consabida relación de amistad y demás. Una película como he dicho de ámbito familiar (hay que tener esto bastante presente) con muy poca personalidad propia y siguiendo bastante estrictamente los stándares de producciones propias de este tipo. Es decir, no esperen algo innovador o sorpresivo, porque no lo van a encontrar.

Pero el problema no es éste, sino el poco interés que despierta la película en sí misma, casi tanto como, deduzco, el interés que sus artífices han puesto en hacerla. Hablamos de una producción de unos 120 millones de dólares, que no es poco, pero que traen poco dónde rascar. Sí, es bien cierto que sus efectos especiales lucen bastante bien y el diseño de Creech, el ser extraño eje de la película, es creíble y de cierto encanto, pero no es suficiente. Han elegido un monstruo cefalópodo 'kawaii' que dirían los japoneses que pone ojitos y con eso ya pretenden ganarse al público (de igual manera que el bicho se gana el cariño del protagonista). Eso y dos escenas de persecuciones para justificar los coches de juguete de donde proviene la idea de la peli. Pero la realidad es que la película transita todo el rato por lugares comunes sin siquiera preocuparse por cuidar sus personajes o detalles. Pone piloto automático desde bien pronto, ya que el negocio ya está hecho con el cartel y trailer, engatusando a los niños que han hecho a sus padres llevarles al cine. Luego parada en la juguetería de turno, por supuesto.


Esto hace que como espectador pierdas el interés bien pronto, sobre todo si cada dos por tres están sucediendo situaciones infumables y ridículas, que sumadas al poco interés que despiertan sus personajes hacen de Monster trucks un producto vacío y poco aprovechable. Los peques deberían pasárselo medianamente bien, eso sí, pero los padres no verán la hora de que termine semejante ñoñería a cuatro ruedas. De las actuaciones de Lucas Till y Jane Levy (o la aparición anecdótica de Danny Glover) mejor no hablamos, total, tampoco importan mucho. Si lo que desean es ver una película de corte familiar de calidad, espérense unas semanas al estreno de La tortuga roja. Si sólo les interesa tener un rato entretenido a sus peques, quizás Monster trucks entonces les sirva.

4/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...