jueves, 1 de diciembre de 2016

La doncella (The handmaiden). La maestría de Park Chan-wook.


Título original:
Ah-ga-ssi (The Handmaiden)
Año:
2016
Fecha de estreno:
02 de diciembre de 2016
Duración:
145 min
País:
Corea del sur
Director:
Park Chan-wook
Reparto:
Ha Jung-woo, Kim Min-hee, Jo Jin-woong, Kim Tae-ri, Moon So-ri, Kim Hae-suk
Distribuidora:
La Aventura Audiovisal


Tras probar suerte (con éxito) en tierras americanas con Stoker, Park Chan-wook vuelve a su país para rodar La doncella, inspirada en la novela Fingersmith (aquí llamada Falsa identidad) de Sarah Waters. Para los puristas de las adaptaciones, hacer hincapié en que es más inspiración que adaptación propiamente, pues se cambia situación temporal y geográfica, entre otros elementos.
Estrenada en Cannes con buena acogida en general, el nuevo trabajo del director coreano aterriza en las carteleras españolas con el inicio del último mes del año.



Nos situamos en la Corea de 1930, durante la colonización japonesa. En ese contexto se nos presenta a Sookee, una carterista a la que su jefe (que se hace pasar por un falso conde) robar la herencia de una rica mujer japonesa, Hideko, que vive en una gran mansión recluida por su tío. Para ello Sookee se hará pasar por la nueva doncella de la casa. Es por esto que encontramos diálogos tanto en coreano como en japonés (que buenamente han tenido el detalle de subtitular de color distinto). Así, la historia (dividida en tres partes) jugará, como bien apunta el título en español de la novela de Waters, sobre este juego de dobles identidades, formando un buen thriller psicológico sin dejar de lado el estilo Chan-wook y su particular humor que le caracteriza. A modo de curiosidad, decir que el título original 'Ahgassi' hace referencia a Hideko, mientras que 'La doncella' se refiere a Sookee. Es curioso este cambio en el título, aunque comprensible dado el gran talento que demuestra la debutante Kim Tae-ri, que en muchas ocasiones eclipsa a sus compañeros de reparto.

Además, el director sigue sin cortarse un pelo, y si en Oldboy era capaz de mostrarnos como Dae-su se comía un pulpo vivo delante de nosotros, aquí es en el apartado erótico y en los gustos 'peculiares' del tío de Hideko imprimen la controversia de la película. Pero lejos de ser un elemento gratuito, la perversión y el humor negrísimo son parte de la historia a contar. De hecho, la película se mimetiza con el relato de tal manera que podría pasar por una parodia (en el buen sentido) de uno de los cuentos eróticos que se relatan. El clima voyeurista y el suspense que se alcanza está bastante logrado, y los giros argumentales sorprenden sin resultar inverosímiles. 


Desde luego, hablando de una película de Park Chan-wook se da por hecho que hay una delicada planificación de escenas y movimientos de cámara, que es uno de los puntos fuerte de La doncella. En el cine del coreano, aunque interesa e importa lo que se cuenta, siempre hay mayor hincapié en el cómo nos lo cuenta. Aquí no es una excepción. Es una pena que la tercera parte no esté a la altura de las otras dos, lo que hace que finalice con sensaciones a la baja en vez de al alza, aunque eso no quita que la película global sea notable. Son dos horas y veinte minutos sin apenas decaídas de ritmo, sino que va cogiendo fuerza como una locomotora, hasta que ya no hay quien la frene. Eso sí, por mucho que tenga elementos románticos y pueda parecer un drama de época, dista de ser complaciente, todo lo contrario, la historia tiene muchos lugares oscuros y malsanos, pero Chan-wook los relata con tal belleza e ingenio que hasta te hace sentir culpable de disfrutar de la amoralidad que se desprende. Un auténtico ejercicio de estilo con una narrativa con “efecto Rashomon” con varios prismas proyectando una sola historia. Desde luego merece la pena acercarse a ella.

7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...