jueves, 10 de noviembre de 2016

Las furias. Genética dramática.

Título original:
Las furias
Año:
2016
Fecha de estreno:
11 de Noviembre de 2016 
Duración:
125 min
País:
España
Director:
Miguel del Arco
Reparto:
Gonzalo de Castro, Carmen Machi, Alberto San Juan, Bárbara Lennie, José Sacristán, Emma Suárez, Mercedes Sampietro, Pere Arquillué
Distribuidora:
Wanda Visión

Las reuniones familiares son el petróleo emocional de los narradores. Muchos cineastas tratan de explotar esos pozos repletos de rencores, heridas y disputas, siendo la brutal Celebración de Vinterberg una de las referencias inevitables en este sentido. A algunos les explota en la cara el intento y otros extraen el oro líquido de múltiples relaciones que colisionan entre sí. El dramaturgo Miguel del Arco también ha tratado de sacar provecho de este turbulento entorno familiar, con una ambiciosa ópera prima. Ambiciosa en términos de la complejidad de los personajes y del concepto que se quería manifestar: cómo es la tercera generación la víctima de los conflictos entre las dos generaciones anteriores. La herencia genética de las malas paternidades. En todo momento es evidente que del Arco está curtido en las tablas, aunque hay que reconocer que busca adentrarse en las posibilidades que ofrece el cine, sin perder su esencia teatral, que imprime en unos personajes con reacciones emocionales frecuentemente desbocadas.


Ese concepto mencionado previamente está contenido en el personaje que se podría etiquetar de protagonista, aunque nos encontremos ante una película totalmente coral, que es la inestable adolescente interpretada por Macarena Sanz. Ella soporta todo el rencor y las puñaladas que se profieren sus familiares. En primera instancia, esta amalgama de personajes es presentada en diversos espacios, su trabajo, su hogar… Y desvelando ciertos secretos que después irán emergiendo cuando todos queden “encerrados” en la casa de la familia en Cantabria. Del Arco acierta al presentarles en sus diferentes espacios, distanciados o unidos, para más adelante conducirles al mismo lugar, donde sacar a relucir todo aquello que no dejan salir de su cárcel emocional interna. Pero la principal barrera que se interpone al espectador es la dificultad para sentirse cercano a unos personajes cuyo comportamiento es intermitentemente natural, ya que sus reacciones a veces entran en los parámetros de lo comprensible y otras se lleva al terreno de lo desmedido. Un exceso que puede ser intencionado para potenciar la locura generada en ese conflictivo entorno, pero que no siempre funciona y termina ampliando la falla entre el público y los individuos que observa.

El realizador demuestra su interés por las relaciones humanas, más o menos destructivas, ofreciendo planos casi siempre compartidos. El espectador tiene que elegir a quién observa, comparar miradas paralelas, buscar el conflicto en los expresivos ojos de unos excelentes actores, lo cual resulta exigente a la par que fascinante cuando está bien planteado. Ahí se encuentra el gran valor de esta película algo irregular, su imponente elenco. Destacan sobre todo los tres hermanos: Gonzalo de Castro, Carmen Machi y Alberto San Juan, siendo el primero de ellos el que porta el drama y la comedia con mayor naturalidad. Junto a ellos, Bárbara Lennie, un José Sacristán con una gran secuencia de apertura y un desubicado desarrollo, Pere Arquillué, Emma Suárez y Mercedes Sampietro, dotan del don de la vida a unos personajes con palabras que pueden sonar excesivamente grandilocuentes, pero que en definitiva encierran las inquietudes de un creador tan polifacético como del Arco, que se sumerge en un nuevo medio con atrevimiento y mucho que aprender.

6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...