jueves, 20 de octubre de 2016

Hardcore Henry. Una tortura en primera persona.


Título original:
Hardcore Henry
Año:
2015
Fecha de estreno:
21 de Octubre de 2016  
Duración:
94 min
País:
Rusia
Director:
Ilya Naishuller
Reparto:
Sharlto CopleyDanila KozlovskyHaley BennettAndrei DementievDarya CharushaSvetlana UstinovaOleg Poddubnyy, Ilya Naishuller, Tim Roth
Distribuidora:
Diamond Films



Cuando nos acercamos a Hardcore Henry, no nos acercamos a la primera película que busca fundir los dos mundos del cine y el videojuego. Ya muchas propuestas anteriores habían intentado con mayor acierto este acercamiento, siendo la adaptación del comic de Scott Pilgrim llevada adelante por Edgar Wright el mejor ejemplo que se me ocurre ahora. En realidad, la película rusa ni siquiera se estructura como un videojuego: En ningún momento se nos presenta esta historia como una serie de obstáculos de dificultad creciente, ni vemos un particular empeño en mostrarnos una variedad de escenarios, ni sentimos que la historia avance en base a la asignación de diferentes misiones. Muy por el contrario se la nota empantanada en las mismas estructuras narrativas del más dominguero cine de acción. Sí, no alcanza la mirada subjetiva para pretender fundir la experiencia del cine con la del videojuego; Ben Hur no sería una  película/videojuego por más que le hubiésemos puesto la cámara en la frente a Charlton Heston. Así, la originalidad de Hardcore Henry pasa exclusivamente por esa primera persona en que se filma toda la película, que no es poco dado que nadie lo había hecho antes pero que se siente poco al notarse rápidamente que nada de lo prometido acaba cumpliéndose y que todo termina desaprovechándose.


La más notable de las promesas incumplidas es la de la inmersión. ¿Qué tipo de inmersión puedes esperar cuando la mirada de la película es subjetiva pero esa subjetividad no es la tuya? ¿Si no es uno quien decide mirar hacia dónde mirar, esta sensación de estar atrapado en los ojos de un protagonista que ni habla no es acaso lo contrario a lo esperado? Esta es la primera gran falacia de Hardcore Henry; la falacia de creer que tomar la visión de alguien nos da un mayor entendimiento de lo que pasa a su alrededor, como si los ojos fuese lo único que usamos para entender el espacio que estamos pisando. En el cine, una buena puesta en escena logra regularmente darnos una fotografía clara de lo que el protagonista ve y siente, pero la mirada subjetiva que presenta la película rusa consigue todo lo contrario: nos aleja del protagonista y nos confunde y marea a la hora de la acción.


La segunda promesa incumplida es que la acción no se ve favorecida por la vista subjetiva. Aunque también podemos entender que este punto está muy emparentado con el hecho de que al director no se le cae una idea con respecto a qué hacer en las distintas secuencias, lo cierto es que la mayor parte del tiempo no estoy entendiendo demasiado por lo que da igual que haya una buena idea, seguro se perdería en el espantoso efecto mareante que tiene el experimento. Mucho más efectivos son los momentos tranquilos, los cara a cara o aquellos en que la acción del protagonista permite una visión clara, momentos que casi siempre acaban con algún toque de comedia negra bastante conseguido.



Y es el humor lo único que cumple en Hardcore Henry, no sólo e pintoresco compañero de batalla de Henry, protagonizado por un histriónico Sharlto Copley, sino los momentos de comedia negra más visual como los de la tenaza en la nariz o la persecución en el centro comercial. También hay un uso bastante paródico de la “música de acción” que sumado a lo anterior convierte a la cinta en un visionado un poco más ameno. No deja de ser curioso que es cuando empieza la acción verdadera cuando la propuesta provoca los más pronunciados bostezos, en particular en el eterno, confuso y pesado clímax, un clímax que además resulta imposible de comprar debido a la absoluta insipidez de una trama que va de… no tengo idea. Y no es broma, no tengo idea. No podría importar menos en todo caso.


El nombre de Bekmambetov en la producción ya habla bastante de lo que puedes esperarte de esta cinta, un director ruso que ha sabido ganarse un nombre en Hollywood por llevar conceptos absurdos al cine y salir “victorioso”. Si las taquillas han respondido por algo será, así que dado que Hardcore Henry es una cinta muy de su estilo supongo que será adecuada para todo aquél al que el ruso haya conquistado en el pasado. Los demás harían bien en alejarse porque entre la vacuidad de la idea y el mareo visual que la película transmite, muy probablemente la gran experiencia en primera persona acabará convirtiéndose en una verdadera tortura... una tortura en primera persona.

4/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...