jueves, 11 de agosto de 2016

Al final del túnel. Atraco bajo tierra.

Título original:
Al final del túnel
Año:
2016
Fecha de estreno:
12 de Agosto de 2016  
Duración:
120 min
País:
Argentina, España
Director:
Rodrigo Grande
Reparto:
Leonardo Sbaraglia, Clara Lago, Pablo Echarri, Walter Donado, Federico Luppi, Laura Faienza
Distribuidora:
Warner Bros.


Una soga asomando de un arcón en el que un cuerpo yace sin vida. Esa es una de las imágenes con las que el británico Alfred Hitchcock desafió las leyes del thriller cinematográfico, mostrándonos al comienzo de la película el elemento de tensión. Haciéndonos partícipes de ese secreto y cómplices de su resultado. De esa manera se nos implica de forma irremediable, pero lo más habitual es que el director nos guíe a identificarnos con un protagonista que va descubriéndose implicado en una inesperada trama. Al mismo tiempo que nosotros caemos también en ella de su mano y a través de sus ojos, decisiones y acciones. El argentino Rodrigo Grande opta por la segunda opción y no juega con la soga, sino que estructura una tensión gradual que maneja con soltura en Al final del túnel.


Recuperando la fructífera tradición del thriller argentino, Grande no reinventa el género, pero juega bien sus cartas para que todo funcione en el momento correcto. Partiendo de un hombre discapacitado y aislado, que vive con su prácticamente inmóvil perro -un buen reflejo de sí mismo-, se va escalando a un ambicioso planteamiento que depende totalmente de sus solventes personajes. La relación de ese personaje interpretado por Leonardo Sbaraglia con sus nuevas inquilinas, sumado a su trágico pasado, sirven para acercarnos a él. Y como suele suceder en un thriller con atracos, el conflicto moral también nos apela directamente a nosotros. Prácticamente encerrados en su sótano o su salón, nos movemos en la silla de ruedas de Sbaraglia y vamos advirtiendo el regreso de su coraje. Aunque tenga algo de forzada la brusquedad y la velocidad a la que se mueve la relación con la joven encarnada por Clara Lago, el misterio que envuelve al túnel que circula por debajo de su casa permite tomar un respiro de las escenas seudofamiliares. En momentos puntuales, Grande nos libera del exclusivo punto de vista de Sbaraglia, para incrementar la tensión, y suele ser bastante preciso al combinar ambas focalizaciones.

 

Previamente este mismo año, Calle Cloverfield 10 ya recuperaba un estilo sobrio de thriller en el que los personajes lo son todo, y cada detalle que los envuelve va encajando para ofrecer un desenlace coherente a la par que sorprendente. En Al final del túnel se logra esa coherencia -que no se ve con tanta frecuencia en las salas de cine- al elaborar una narración solvente, que sin excesos resulta en un entretenido thriller que no nos deja con la sensación de haber sido estafados, como si fuéramos nosotros la víctima del atraco.

7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...