viernes, 29 de julio de 2016

Malas madres. Resacón en el AMPA.


Título original:
Bad moms
Año:
2016
Fecha de estreno:
29 de Julio de 2016
Duración:
101 min
País:
Estados Unidos
Director:
Jon Lucas, Scott Moore
Reparto:
Mila Kunis, Kristen Bell, Kathryn Hahn, Annie Mumolo, Jada Pinkett Smith, Christina Applegate, Jay Hernandez, David Walton
Distribuidora:
Diamond Films


De los guionistas de Resacón y en las Vegas y los directores de Noche de marcha nos llega Malas madres, muy en sintonía con sus anteriores trabajos, esta vez con la mujer (y las madres en concreto) como epicentro de la comedia. Quizás de primeras puede sorprender el dato de que una película tan enfocada a un público femenino pueda nacer de dos mentes masculinas como son las de Jon Lucas y Scott Moore, pero la verdad es que eso cuando estás inmerso en la película no se nota en absoluto, porque el empeño y dedicación que han puesto ha dado sus frutos. Ambos son padres y conciben esta película como un homenaje a sus respectivas mujeres/madres de sus hijos, amén que las seis actrices principales y la productora también son madres, lo que hace que su trabajo sea en cierta manera de mimetismo y exageración de roles, pero siempre partiendo de una realidad existente. También los directores, en la fase de producción, hicieron varias reuniones con madres para ver comportamientos, dudas y problemas que, en realidad afectan diariamente a muchas mujeres.


Si has visto la saga Resacón en Las Vegas y/o Noche de marcha, sabes perfectamente qué esperar y qué no de Malas madres, su humor sigue la estela de sus anteriores trabajos, sin intentar cambiar el mundo, más allá de sacar sonrisas cómplices que quienes se sientan identificados con las situaciones expuestas. Aquí ya entrará el humor de cada uno y sí los diferentes gags le hace gracia o no. Evidentemente, la película no escapa de ser una versión femenina de su gran éxito, el guión prefabricado con leves guirnaldas reivindicativas no oculta un corazón industrializado y bastante estandarizado. Siento que esto quizás contradice un poco el mensaje de peso que podría extraerse de la película. Sí el mensaje es dejar de intentar ser “la mejor madre”, porque es un concepto en parte inexistente, sino que cada una debe ser la madre que buenamente puede y sabe ser, dejando de lado el estrés diario y los convencionalismos sociales, disfrutando de su familia e hijos; la película, lejos de sentirse una “bad movie” sintonizando con esas madres, prefiere integrarse en la ordinariedad y dejarse contagiar por las convenciones de su género y lo que la industria parece pedirle de cara a su público potencial, limitando su voz interior (como película). Parece contentarse con ser una hora y media distendida para las estresadas madres, un mero paréntesis entre su rutina ordinaria y poco satisfactoria.

Sus personajes son representaciones de roles: La madre sumisa y poco sociable, la madre soltera alocada y juerguista, la madre “perfecta” estirada y ultraexigente o, con la que pretende que empatices más, el personaje principal interpretado por Mila Kunis, un intermedio de todo, perdida entre lo que debe ser una buena madre y lo que es realmente, una madre que hace todo cuanto puede en un día que 24 horas parecen antojarse pocas para tanto quehacer. Es quizás la química de las actrices y lo a gusto que parecen sentirse en sus respectivos papeles la que hace llevadera la película, que, en el fondo, no es más que una película de instituto disfrazada por otros roles. Lo que bien podrían ser 'freaks' y 'geeks' aquí son 'malas madres' y 'buenas madres' luchando por el control del AMPA, entre desfase y desfase a ritmo videoclipero. Para mí, el mejor punto de la película surge ya en los créditos finales, cuando aparecen las actrices con sus madres, hablando de sus anécdotas reales. Esa cercanía es la que eché en falta durante el resto de la película, pero entiendo que lo que yo buscaba no era lo que la película estaba dispuesto a ofrecerme.


El mensaje políticamente correcto y desenlace previsible quizás son algo secundarios, lo importante aquí es cuantas risas hayas soltado durante la duración de la película. Pero e aquí donde la fórmula parece estar gastándose. De lo fresca que pudo resultar el primer Resacón al tercero, la jaqueca ya es considerable. Aquí cambia quizás el tipo de bebida que te tomas para llegar al estado de embriaguez, pero el resto predispone a repetir patrón. Ya depende de cada espectador decidir si tienes el cuerpo para juergas o si piensas que tu cuerpo ya no tolera igual que antes. 

5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...