martes, 19 de julio de 2016

Lolo. Delpy, tú siempre tan melodramática.

Título original:
Lolo
Año:
2015
Fecha de estreno:
22 de julio de 2016
Duración:
96 min
País:
Francia 
Director:
Julie Delpy
Reparto:
Julie Delpy, Dany Boon, Vincent Lacoste, Karin Viard, Georges Corraface, Christophe Vandevelde, Julie Tristant
Distribuidora:
Golem


Será que no comulgamos con el humor de Julie Delpy. La francesa ha demostrado un gusto refinado por la comedia más mundana y natural en los diálogos de la trilogía Antes de... de Richard Linklater. Colaboró en ellas en la escritura del guión. No obstante, cuando ella se siente dueña y señora de la película, su humor se acentúa a extremos neuróticos y chascarrillos corta digestiones. Su díptico compuesto por 2 días en París y 2 días en Nueva York ya era un buen ejemplo de la comicidad barata donde se confundía las risas con hablar de sexo y rendirse a los clichés. Lolo no iba a ser menos. La directora-actriz-Juan-Palomo sigue la estela de su filmografía -como directora- dentro del humor ramplón que lleva camino de convertirse en su sello característico.


En su nueva película, Delpy se centra en una madre parisina cuarentona y solitaria, exitosa en su trabajo pero fracasada en el amor. Casualidades de la vida, conoce al ingenuo de Jean-René, un cuarenteañero provinciano muy ingenuo. Se enamoran, se compenetran en la cama, todo va bien hasta que aparece en escena Lolo, el hijo adolescente de Delpy, una especie de diablo reencarnado que hará lo imposible por ahuyentar al nuevo novio de mamá. Aparte de las recurridas conversaciones sobre sexo, penes, llenar los agujeros y otros derivados simbólicos sexuales -los huevos pasados por agua- entre mujeres maduras sin pelos en la lengua, como queriendo alardear de esa libertad creativa por ser mujer, Delpy remarca la comedia en el personaje de Lolo.

Un personaje hecho a medida para el joven Vincent Lacoste, con quien ya trabajara en El Skylab. Lacoste, en un salto cualitativo inverso en su carrera, interpreta con entusiasmo un papel de un chico con un complejo de Edipo sobrealimentado por una madre -la propia Julie Delpy- ciega ante sus fracasos amorosos. La incursión del inocente Jean-René encarnado por Dany Boon, detona -por fin- en un aperturismo hacia la verdadera situación. Y es que las putadas de Lolo van degenerando, subiendo en nivel de crueldad en aras de maximizar la comicidad de las situaciones, sin embargo, Delpy consigue un efecto contrario en el espectador quien alucina con la maldad rústica del chaval.


Es obvio que los personajes de Delpy transmiten esa neurosis, esas crisis de personalidad tan fácilmente comparables con las creaciones de Woody Allen pero no llegan al nivel de inteligencia, de mordacidad de los del neoyorquino. Mucho tiene que recomponer y reestructurar sus guiones la francesa para llegarle, siquiera, a la suela de los zapatos además de esforzarse en perfilar personajes menos insoportables. Con Lolo, una comedia romántica construida en la previsibilidad inherente al género, la directora transmite ráfagas de un humor directamente tonto y estúpido -ya ni siquiera lo vamos a denominar fácil- que encima no ha sabido rematar, cerrando la historia con un insustancial final feliz precipitado.

3/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...