miércoles, 20 de julio de 2016

La correspondencia. El amor en tiempos de Correos.


Título original:
La corrispondenza (Correspondence)
Año:
2016
Fecha de estreno:
22 de Julio de 2016 
Duración:
116 min
País:
Italia
Director:
Giuseppe Tornatore
Reparto:
Jeremy Irons, Olga Kurylenko, Shauna Macdonald, Darren Whitfield, Simon Meacock, Jerry Kwarteng, James Bloor, Rod Glenn
Distribuidora:
Filmax


Tras la solvente La mejor oferta, Tornatore vuelve a los cines españoles con La correspondencia, una historia muy con tintes a Postdata: Te quiero, pero más fomentada en el misterio, como ya ocurría en su anterior película. Esta historia de amor en eras de la tecnología tan avanzada de nuestros tiempos camina entre la fina línea del almíbar y el romanticismo exacerbado, pero que se mantiene en líneas generales precisamente al misterio que envuelve a sus protagonistas.



Estos protagonistas no son otros que Olga Kurylenko y Jeremy Irons, sobre todo más la primera, pues el segundo se presenta más a distancia, mediante vídeos, llamadas y cartas. En el fondo podríamos hablar de un amor a distancia, pero con una particularidad que se verá según avanza la trama y que es mejor dejar a la sorpresa del espectador. Quizás mi problema con dicha historia de amor sea que no encuentro la suficiente química entre Irons y Kurylenko, lo que hace que resulte inmune a cierta de su aparente magia. Por otro lado, cuesta también, pese al gran avance tecnológico del que disponemos actualmente, que algo como lo que se nos relata sucediese, pues no depende ya solo de aparatos tecnológicos, sino de la voluntad de unas cuantas personas, y llámenme excéptico, pero no creo en el poder de persuasión del profesor Ed Phoerum (Jeremy Irons) para que nadie falle en la cadena que ha montado (desde luego en España sería algo inconcebible, confiar en Correos para algo así...) 

Esto hace que, a veces, la película pueda parecernos que se estira y alarga casi tanto como los envíos constantes que éste le va haciendo a su amante. Pero ahí está el elemento del misterio para que deseemos ver cómo acaba todo. Cuándo acabará, cómo, qué secretos guardan ambos (es evidente que unos pocos) y la misteriosa desaparición de uno de ellos. Estas preguntas son las que mantienen viva la película, más que la historia de amor o sus protagonistas. También es una pena decir que el trabajo de Morricone en la banda sonora no pasa de algo correcto y que pasa bastante desapercibido por norma general.


En todo el metraje, Tornatore juega bastante bien con las profesiones de sus personajes para desarrollar sus emociones (tanto la astrofísica como ser actris de escenas de riesgo tienen su peso en el devenir de la historia) y sabe finalizar la historia con una buena escena entre poética e ilustrativa, dejando la sensación de que, aunque no estemos ante una película de mucho peso, tiene ciertos ingredientes como para que nos dejemos llevar por dos horas de emociones ligeramente profundas. Desde luego no será la película por la que recordarás al maestro italiano (ahí ya Cinema Paradiso se ganó el sitio hace ya bastante), pero para una tarde de verano de desconexión, y sin tener demasiadas exigencias, nos puede servir como pasatiempo liviano.
Ahora, no esperes un drama de amor profundo (como parece que podría pretender su director), porque ahí es donde más flojea.

6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...