jueves, 30 de junio de 2016

Un Amor de Verano. Amor y Libertad en la Francia de los '70


Título original:
La Belle Saison
Año:
2015
Fecha de estreno:
1 de julio de 2016
Duración:
105 min
País:
Francia
Director:
Catherine Corsini
Reparto:
Cécile de FranceIzïa HigelinNoémie LvovskyKévin AzaïsLaetitia Dosch,Benjamin BellecourEloïse GenetPatrice Tepasso
Distribuidora:
Golem


A principio de año, en el marco de My French Film Festival, había podido echar un ojo a la última película de Catherine Corsini y tenía toda la intención de comentarla en el blog; sin embargo el comentario se fue enfriando hasta quedarse en el archivo, un poco porque la propia película me había dejado bastante frío, otro poco porque al calor de varios visionados en conjunto, las demás críticas se escribían por sí solas mientras la de Corsini era toda una faena. No fui el mayor fan de la película pese a sus múltiples puntos positivos que hoy miro más entusiasta, por lo que la llegada de “La Belle Saison” a la cartelera se presentaba como una segunda oportunidad para ambos. Y aunque el comentario a la película esta vez sí verá la luz, la revisita acabó siendo bastante compleja dado que rápido me he dado cuenta que no había mucho para revisitar, por lo que apenas ha servido para refrescar esos conceptos que manejaba para aquella frustrada crítica de principios de año y verterlos aquí, tratando de ocultar lo mejor posible lo dañino que ha sido este segundo visionado para una cinta que merece ser vista al menos una vez.

Lo mejor de la película es que está muy convencida de sí misma. La directora entiende a la perfección el espíritu de liberación del movimiento feminista de los 70 y la dulzura y amargura del activismo. Cuando la película se traslada a la ciudad, nos hace sentir en carne propia las mieles de la liberación y la adrenalina de la rebelión con las sencillas acciones mediante las cuales, estas chicas buscan cambiar un poco el mundo. Es una sensación agradable que hace la primera parte de la película se pase volando, antes de entrar en el terreno más dramático que es paradójicamente donde la película se vuelve menos jugosa. También se ha dicho mucho, y no quiero ser el que no lo diga, que el romance lésbico que mueve la película es tratado con total naturalidad, siendo esta película de las pocas que lo muestran tan abiertamente y sin complejos. Es cierto, esto debido a lo poderosa que se siente la pareja en la ciudad, un ámbito de muchas represiones pero infinitas posibilidades. Pero entonces ocurre lo inesperado y Delphine, que es hija de campesinos, debe volver a su pago. Aquí comienza la segunda parte de la película que es donde la película empieza a morir lentamente.


Si bien es interesante que la directora haya decidido contraponer ambos escenarios (el de la ciudad y el campo) como escenarios ideológicos que reaccionan de manera diferente ante la relación de las protagonistas, entrar en este hostil escenario que plantea la cinta genera el problema de no tener recursos narrativos interesantes para llevarlo a cabo, provocando que la cinta entre en una imparable pendiente de convencionalismo que, aunque funciona en especial por la buena dirección, está indefectiblemente condenada al olvido. Se disfruta pero se olvida demasiado fácil porque es una cinta demasiado amable para con su público, con poco más que una pequeña lección en el subtexto y con un claro desfasaje de tono entre las dos partes más marcadas de la película que hace tambalear el conjunto y cuestionarse esa primera parte que consideramos buena: no se entiende el exagerado idilio de la etapa citadina de la película, que parece reducir el activismo feminista a jugueteos adolescentes en comparación con lo que vemos después. 


Seguramente “La Belle Saison” te puede llegar al corazón por motivos ajenos a la película y quizá su genuino feminismo sea un punto suficientemente atractivo para otros. Lo cierto es que como cine, la cinta es mucho más tibia que sus radicales protagonistas y eso le pasa factura en la memoria, sobre todo cuando hay ejemplos recientes sobre la temática mucho más desafiantes. Aunque como dije antes, no es una película que lamenta uno haber visto una vez, y por la solvente dirección y por la naturalidad del dúo protagónico (nominadas ambas al César), no tendría problemas en recomendarla.

5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...