domingo, 5 de junio de 2016

Idol. El sueño americano-palestino.


Título original:
Ya Tayr El Tayer (Arab Idol)
Año:
2015
Fecha de estreno:
03 de Junio de 2016
Duración:
100 min
País:
Palestina
Director:
Hany Abu-Assad
Reparto:
Tawfeek Barhom, Nadine Labaki, Ahmed Al Rokh, Hiba Attalah
Distribuidora:
eOne



¿Se imaginan una película sobre la infancia y posterior lanzamiento a la fama de Bustamante? Bueno, esto tampoco sería muy descabellado de imaginar... reformulo la pregunta retórica.
¿Se imaginan qué (Dios no lo quiera) si a alguien se le ocurriera hacer una película sobre la infancia y posterior lanzamiento al éxito de Bustamante por el concurso de Operación Triunfo, se decidieran a exportarla fuera de nuestras fronteras? En Palestina pensarían... ¿Quién es este hombre? ¿por qué va a interesarme esta enésima historia del 'american dream'? Y precisamente estas preguntas son las que me suceden a mi viendo Idol.


Porque, vamos a ver... ¿Quién de los presentes conoce a Mohammad Assaf? Ganador del Arab Idol en 2013, para los occidentales sigue siendo un completo desconocido, por lo que para nosotros la película no significa más que otra historia de superaciones personales, de infancias difíciles que sueñan revertir su suerte y que, por afortunadas cuestiones del destino, acaban triunfando y convirtiéndose en historias 'oasis', espejismos inalcanzables para multitud de personas pero que igualmente fomentan sueños desproporcionados entre la población común y corriente.


Como película, el director de Paradise now y Omar, Hany Abu-Assad, tira del patrón común y no ofrece ningún alarde técnico o narrativo que destaque su película especialmente. Tenemos un niño de Gaza, de familia refugiada que canta con sus amigos y hermana soñañndo con una vida mejor. Su hermana le insta a que tenga grandes metas, él, más realista, se conforma con cantar a pequeña escala con sus amigos. Su hermana fallece y entonces él hará lo imposible por ir al concurso de Arab Idol en Egipto para así honrar la memoria de su hermana y de paso dar ánimos a su pueblo. Desde luego si no es por la situación geográfica y por la nacionalidad del protagonista, estaríamos ante una 'americanada' de tomo y lomo.

Para quien se entretenga con estas historias tan pasadas de rosca o sea fan de los realitys musicales, quizás tenga cierto aliciente la película, pero la distribuidora ya se encarga de menospreciar el lado musical de la película decidiendo no subtitular las canciones. Por tanto, como cantan todo el rato en árabe, el espectador lo tiene bastante difícil para entender las letras. Así, mermando su posible interés en la música y teniendo una historia poco atractiva, solo queda cierto estímulo de evasión y entretenimiento liviano, como cuando haces zapping en la tv y dejas algo para distraerte. De hecho, hacia el final de la cinta, y pese a que al principio nos han recalcado que se inspira en hechos reales pero hay parte ficcional, se opta por insertar imágenes de archivo de reacciones a la gala final, dando sensación enteramente de estar viendo un telefilme o un serial.


¿Será ese suficiente estímulo como para pagar la entrada de un cine? Me cuesta creerlo, la verdad. Para esto hay otras películas más atractivas para el espectador, por eso me cuesta creer que se atrevan a traer una película con este target tan limitado. No hablamos de una película mala, tampoco destacable, simplemente anodina e insustancial, elementos difíciles de vender.

5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...