jueves, 2 de junio de 2016

Fatima. La vida de los marginados



Título original:
Fatima
Año:
2015
Fecha de estreno:
3 de Junio de 2016  
Duración:
79 min
País:
Francia
Director:
Philippe Faucon
Reparto:
Soria ZeroualZita HanrotMehdi SenoussiFranck AndrieuxYolanda Mpele
Distribuidora:
Surtsey Films


Finalmente llega a la cartelera la gran ganadora de la última edición de los Premios César, el más importante galardón de la industria cinematográfica francesa, “Fátima” una historia de una familia árabe de inmigrantes que intenta sobrevivir a los avatares que le presenta una vida en el corazón de un país sumido en el miedo y el odio, a causa de la histeria sobre el terrorismo. Es la segunda vez que el director aborda el tema de la falta de integración de los inmigrantes árabes, sólo que en 2011, con “La Desintegración”, se metía de lleno en el terrible mundo del terrorismo, poniendo sobre la mesa verdades nada cómodas para el público francés. Hoy en plena efervescencia de esa “cuestión musulmana”, tanto aquella película como la sólida propuesta que analizamos hoy, se antojan muy importantes para entender el complejo mundo en el que estamos viviendo, lejos de las cruzadas occidentales contra el mal que nos venden día a día.

Fátima es una madre que ha trabajado toda su vida para darle a sus hijas lo mejor, entendiendo por mejor, ese futuro que promete la sociedad occidental para los que estudian y los que trabajan, ese “futuro” como promesa de integración a la sociedad. En cambio, ella siempre será una “paria”, aquella que se dedica a limpiar casas y oficinas de gente más exitosa, aquella que tiene el camino hacia la felicidad completamente cerrado (“aprenderé a gritar de felicidad viendo a mi hija”, dice ella probando que ahora sólo vive para ellas). Sus hijas son muy diferentes entre sí. La más grande es estudiante de medicina y muy decidida a corresponder a todos los sacrificios de su madre, mientras que la más chica, ha conocido la parte más caótica de la vida occidental y se niega a seguir el camino que el esfuerzo de su madre le traza en busca de libertad que Fátima no logra comprender.


La verdadera riqueza de la película no es sólo lo bien plasmado que está esa sociedad francesa desintegrada y llena de contradicciones, sino que también se da tiempo para delinear personajes y situaciones llenas de claroscuros. No hay un planteo fácil de buenos trabajadores árabes contra mala sociedad etnocentrista, sino que muestra también esa tendencia de la comunidad árabe a cerrarse sobre sí misma, y a la propia Fátima tratando de armonizar lo que aprende de este mundo nuevo y sus ideales tradicionales, dos elementos que no podrían ser más contradictorios. El rechazo que sufre la protagonista no sólo viene de parte de los franceses, sino también de los propios que ven mal la libertad que les da a sus chicas para volar libres en ese entorno desconocido y hostil. Pero tampoco Fátima es una mártir, pues también tiene sus fobias y sus manías, que le hacen imposible notar lo presionada que está su hija mayor ni lo compleja que puede ser la psicología de su hija menor, la que continuamente acaba sufriendo la odiosa comparación con su hermana.


La pega que puede ponérsele a la cinta es que puede ser exageradamente insegura a la hora de confiar en las situaciones que va presentando, filmadas con prodigiosa naturalidad, y se siente obligada a usar el guión más de una vez como conductor de las ideas que quedaban bastante clara. Así, puede caer en un guion demasiado expositivo, que aun así guarda muchas ideas que se desprenden constantemente de las actitudes de los personajes.

Fátima es una gran película y una necesaria reflexión sobre “el otro” dentro de las sociedades occidentales. El valioso aporte de un director cada vez más comprometido con estos temas y del que no podemos dejar de esperar su próxima cinta. 

6,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...