jueves, 12 de mayo de 2016

Espías desde el cielo. Hombres con piedad.

Título original:
Eye in the sky
Año:
2015
Fecha de estreno:
13 de mayo de 2016
Duración:
102 min
País:
Reino Unido 
Director:
Gavin Hood
Reparto:
Helen Mirren, Aaron Paul, Alan Rickman, Barkhad Abdi, Jeremy Northam, Iain Glen, Phoebe Fox, Kim Engelbrecht
Distribuidora:
eOne



Las guerras se han modernizado. Ahora las batallas se pueden librar desde la comodidad de un despacho. El seguimiento fílmico, el espionaje mediante drones, ha cambiado la forma de entender los conflictos bélicos otorgando la capacidad de la invisibilidad a las potencias capaces de invertir en su desarrollo tecnológico. Una especie de Gran Hermano militar con el que observar al enemigo. En este aspecto se centra el nuevo trabajo del sudafricano Gavin Hood, Espías desde el cielo. Como si estuvieran jugando un videojuego, un grupo de dirigentes militares y políticos se encuentran con un dilema cuando su operación de búsqueda de unos terroristas se torna en operación de matar y aparece entonces la tesitura de decidir cómo bombardear la zona para minimizar los daños.

Cuando una de las terroristas más buscadas del mundo se pone por fin en el punto de mira, tras seis años de persecución infructuosa, de la Coronel Powell (Helen Mirren), esta aguarda el momento preciso para capturarla. A través de sus cámaras-dron, observan con estupor cómo se preparan unos chalecos explosivos por lo que su misión cambia a asesinar a los terroristas. La casa donde están dichos terroristas se sitúa en una zona plagada de civiles inocentes y, en el radio de acción de la bomba militar, una pequeña niña vendedora de pan corre un riesgo de morir muy alto por la onda expansiva. En este punto, comienza una especie de guerra interna dialéctica de toma de decisiones por los posibles daños colaterales.


Espías desde el cielo se percibe como un thriller (in)tenso donde los conflictos morales y las explicaciones de los políticos y militares cobran una importancia crucial en la trama porque hay muchos intereses en juego. La cadena de decisiones presenta a los personajes sin juicios; cada uno de ellos expone sus razones para bombardear o no la zona, introduciendo varias posturas y opiniones contrarias. El motivo es establecer una duda razonable. En este punto -y salvando las distancias- podríamos comparar su nervio con el clásico Doce hombres sin piedad donde un jurado deliberaba sobre la inocencia de un imputado. Así pues, los diálogos te introducen en la trama, como si el espectador fuera partícipe de la toma de deciones creando conciencia y haciendo pensar sobre las consecuencias.

Durante toda la película, la niña adquiere una importancia matriz en la historia, con doble subrayado dramático. Por un lado, su implicación como daño colateral; por otro lado, la capacidad de empatizar con el posible drama para su familia. Su posición en la historia matiza la urgencia de la situación. Por eso, un agente local (Barkhad Abdi) intenta fallidamente salvarla. En los despachos, todos dilucidan sobre las connotaciones éticas de matar a una niña pero, a cambio, salvar a centenares de civiles. Y no sólo eso, el espectador se da cuenta de la dificultad de las decisiones cuando también otros temas legales hacen su aparición, como la nacionalidad de los terroristas (aunque estén convertidos al yihadismo extremo).


La película te permite reflexionar sobre los horrores de una guerra a todos los niveles: propagandístico, mediático y humano. Mediante la llamada guerra de drones y esa creciente informatización de la milicia, uno no puede evitar sentirse voyeur a distancia. Un ágil montaje combina las acciones, la mayoría a tiempo real, y las localizaciones -varios continentes al unísono- abriendo una panorámica reflexiva. Una película de acciones, sin importar los pasados de los personajes a quienes vamos conocienco según toman decisiones. Espías en el cielo se trata de una película de terror, en el sentido más intrínseco y cruel de la palabra, pero, aún así, hay tiempo para el contrapunto humorístico de mano de Alan Rickman -y de un par de ministros internacionales más- en su última actuación de carne y hueso, quien alivia en una divertida escena con una muñeca la omnipresente tensión.

7,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...