jueves, 5 de mayo de 2016

Ahora sí, antes no. Cuestión de actitud.


Título original:
Right Now, Wrong Then (Ji-geum-eun-mat-go-geu-ddae-neun-teul-li-da)
Año:
2015
Fecha de estreno:
06 de Marzo de 2016
Duración:
121 min
País:
Corea del Sur
Director:
Hong Sang-soo
Reparto:
Jeong Jae-yeong, Kim Min-hee, Yoon Yeo-jeong, Gi Ju-bong, Choi Hwa-Jeong, Yoo Joon-sang
Distribuidora:
La Aventura Audiovisual / Good Films


Quien conoce ya el cine de Hong Sang-soo sabe más o menos qué esperar en cada una de sus nuevas propuestas. Un cine intimista, pocos personajes, dramas románticos con tintes cómicos, roles comunes... Sus películas son como pequeños oasis, poco planeadas y más dadas a capturar la magia del momento. Ahora sí, antes no, me deja sensaciones similares a cuando vi En otro país, película sencilla y de amable visionado, pero que no acaba de conectar emocionalmente conmigo como desearía.



El protagonista vuelve a ser un director de cine (Hong Sang-soo se justifica diciendo que le es más fácil trabajar con elementos que conoce), aunque realmente lo que importa son las relaciones humanas que suceden en la película (como en el cine del director coreano en general). Ahora sí, antes no plantea la misma historia vista desde dos ópticas, según actitudes diferentes de su protagonista. De hecho, gran parte de la película es parecida, solo leves matices que, poco a poco, van cambiando el devenir de la la historia de ambos, dejando la moraleja, bastante obvia pero no por ello menos apreciable, de que siendo honesto contigo mismo y con el resto de la gente que te rodea, las cosas siempre te irán mejor, aunque al principio no lo parezca.

La película tiene sus mejores bazas en la espontaneidad de sus actores y contagiar su feeling al espectador. Si bien me peca de los mismo que ya me pasó con En otro país, y es que como unidad, como película, me falta conectar mejor el “experimento”, la justificación de repetir la historia. También puede que al principio, esto haga sentir a la película que no evoluciona... Hasta que la película acaba, no se comprende del todo las intenciones del director y el mensaje que quiere dejar, por lo que gana más en la cabeza que durante el visionado en sí. En este sentido, hay que agradecer las dosis de humor que imprime en ciertos momentos, como los momentos de ebriedad (que son reales, no fingidos), que ayudan al ritmo de la película. 



El cine de Sang-soo es así, pequeñas historias en pantalla, dos o tres personajes y apelando a conectar con las emociones del espectador. Y justamente según de fuerte sea dicha conexión se sentirá de intensa la película. La verdad es que me hubiera gustado que esta fuera más fuerte, pero aprecio este tipo de cine que oxigena las carteleras y que ofrece esa preciada alternativa al cine más comercial.

6,25/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...