jueves, 7 de abril de 2016

Cemetery of Splendour. Conectar o no conectar.


Título original:
Rak ti Khon Kaen (Cemetery of Splendour)
Año:
2015
Fecha de estreno:
08 de Abril de 2016
Duración:
122 min
País:
Tailandia
Director:
Apichatpong Weerasethakul
Reparto:
Jenjira Pongpas, Banlop Lomnoi, Jarinpattra Rueangram, Petcharat Chaiburi, Tawatchai Buawat, Sakda Kaewbuadee, Sujittraporn Wongsrikeaw
Distribuidora:
Noucinemart


Sin duda, más allá de la saga Ong Bak y Tony Jaa, el abanderado del cine tailandés es Apichatpong Weerasethakul, además en un registro mucho más artístico que el género de artes marciales. Su cine, aunque controvertido para el gran público por su vertiente experimental, críptica y poco dada a las reglas convencionales de la narración clásica, sus películas suelen recoger el aplauso generalizado de la crítica especializada, por su atrevimiento, originalidad y su poder hipnótico.
A mí es un autor que me causa gran respeto, porque no suele hacer un tipo de cine que me entusiasme precisamente, pero hay que adentrarse en un autor de su talla tarde o temprano si te tomas medianamente e serio esto del cine, y más si eres de mentalidad abierta a cualquier estilo o género. El caso es que el azar ha querido que Cemetery of splendour haya sido mi primera experiencia con el cine de Apichatpong, cinta que ha sido definida como su ejercicio “más accesible” hasta la fecha.



Cemetery of splendour tiene las virtudes (y consecuentes inconvenientes) del cine onírico: si te adentras en él y conectas con su historia, puede ser una experiencia fascinante. Si por contra no lograr esa conexión sensorial, lo más probable es que la película te deje algo indiferente en el mejor de los casos o te invada el tedio y el aburrimiento, en el peor de ellos. Me temo que mi primera experiencia no ha sido todo lo fascinante que cabría esperar, y pese a destacar algún que otro momento y fotograma exquisito, la sensación general es que la historia no me ha sabido atrapar dentro de ella. Es difícil analizar o explicarse ante películas donde su gran baza es la experiencia en sí misma que suponen en el espectador, sobre todo cuando dicha experiencia no ha transcurrido según los planes del director. Personalmente, me crea más curiosidad la película The Iron Coffin Killer (Boon Peng Heeb Lek), cuyo trailer puede verse en una de las escenas de la película (sí, al parecer dicha película existe, aunque está prohibida o similar...), pero eso ya es a criterio bastante subjetivo.

La trama de la nueva película del tailandés nos cuenta como se instala un improvisado hospital en una escuela, para albergar a unos soldados con una extraña enfermedad del sueño, algo así como una narcolepsia aguda, que mantiene a los soldados en un sueño profundo, con leves momentos de lucidez inesperados. Pero realmente esto es un contexto que le sirve al director para hablar del tiempo, la memoria y el pasado y, sobre todo, establecer una curiosa relación entre una de las enfermeras y uno de estos soldados. En esta relación surge necesariamente una tercera persona implicada, una joven medium que puede ver y comunicarse con los sueños de estos soldados. Y con ella entra mi principal problema con la película, que me cuesta creerme su personaje y su implicación en una de las escenas claves de la película. Y sin eso, es difícil disfrutar de la película que nos ofrece Apichatpong, por mucho que se le agradezca la aportación de un cine con ideas, con sentimiento y con una delicadeza poco común en las carteleras.


Será un tópico, pero tiene su parte de razón, el cine de este señor no es para todos los paladares, pero si te gusta un tipo de cine más contemplativo, apoyado en lo sensorial más que en el texto del guión, si estás abierto a un cine más experimental y a experimentar ciertas sensaciones en un visionado más allá de la evasión, Cemetery of splendour puede ser una opción interesante. No es un cine donde dicen las malas lenguas que no pasa nada, ni tampoco tuve la sensación de perder mi tiempo. Ni siquiera se me hizo aburrida. Simplemente no hubo conexión. Pero eso no significa que no la pueda haber con otros trabajos suyos o que tú puedas adentrarte en este universo tan particular.

5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...