viernes, 11 de marzo de 2016

La serie Divergente: Leal. La verdad que se esconde tras el muro.


Título original:
The Divergent Series: Allegiant
Año:
2016
Fecha de estreno:
11 de Marzo de 2016
Duración:
121 min
País:
Estados Unidos
Director:
Robert Schwentke
Reparto:
Shailene Woodley, Theo James, Jeff Daniels, Ansel Elgort, Zoë Kravitz, Miles Teller, Maggie Q, Octavia Spencer y Naomi Watts
Distribuidora:
eOne Films 


El 11 de Marzo llega a las salas españolas la tercera y penúltima entrega de la saga de aventuras futuristas basada en las novelas de Veronica Roth.
En esta ocasión, todo empieza donde nos dejó la anterior película: Insurgente.
Repite todo el reparto, con Shailene Woodley y Theo James como protagonistas, aunque en esta ocasión ya no podremos disfrutar de la presencia de Kate Winslet, donde interpretaba a la villana de la función, Jeanine Matthews.

He de reconocer que la simple presencia de la protagonista de la reciente (y muy recomendable) Steve Jobs era la única motivación por la que me inicié en esta nueva saga Sci-Fi de marcado carácter adolescente, por lo que me he sentido desmotivado y desganado a la hora de retomar las nuevas aventuras de Tris y Cuatro en el Chicago distópico que nos narra su argumento, como ya sabrán los que han visto las dos entregas anteriores.

Aun así, quien sea seguidor de la saga seguro que encuentra algún elemento para disfrutarla, aunque objetivamente hablando se traten de películas claramente menores en cuanto a méritos cinematográficos se refiere.


Tras las revelaciones trascendentales de Insurgente, Tris debe escapar con Cuatro e ir más allá del muro que rodea Chicago. Por primera vez dejarán la única ciudad y familia que conocen. Una vez fuera, todo aquello que presuponían como cierto, pierde cualquier sentido tras la revelación de nuevas verdades. Tris y Cuatro deben decidir rápidamente en quién confiar mientras se inicia una guerra despiadada que amenaza a toda la humanidad. Para sobrevivir, Tris se verá forzada a tomar decisiones imposibles sobre el coraje, la lealtad, el sacrificio y el amor.

El principal problema de esta saga es que nació caduca y en insistente comparación con otra saga de rangos similares mucho más famosa a nivel de público: Los juegos del hambre.
Ambas franquicias están ambientadas en un mundo futurista gobernado por reglas injustas, tienen a una joven mujer liderando el reparto, y ambas necesitan apoyarse en secundarios de lujo para intentar encontrar, al menos, el favor de la crítica. Los casos más significativos de Los juegos del hambre serían Julianne Moore y Philip Seymour Hoffman, en este caso, y en la película que ahora nos ocupa nos encontramos con la incorporación al reparto de Jeff Daniels como nuevo villano de la función.


Pero quizás, la mayor pega es que parece que estas películas se han rodado sin ganas, sin pasión, con el único objetivo de intentar satisfacer al público menos exigente que está dispuesto a gastarse el dinero para ver simplemente como unos protagonistas guapos salvan el mundo, mientras se dicen entre batalla y batalla lo mucho que se quieren de la manera más infantil posible...

La idea original, como ya defendí cuando tuve que hablar de su precuela, me parece interesante y aprovechable, pero no corren buenos tiempos para las películas valientes, y en eso tiene mucha culpa este tipo de sagas juveniles que buscan el placer fácil e impostado en las mentes más hormonadas y alocadas. Cosas de la adolescencia. Todos lo hemos pasado. 
Supongo que acabaré viendo la parte final de la franquicia dentro de un año, pero mucho tendrían que cambiar las cosas para que hablara mejor de ella, y por lo que veo (e intuyo) no parece que vaya a tener una despedida digna, aunque lamentablemente dudo que eso le importe a sus creadores...

5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...