viernes, 5 de febrero de 2016

Las 10 mejores películas del 2015 según Emiliano Britos.


Siempre que llega la hora de hacer un top anual, debemos sufrir cuando pensamos las películas que ese corte arbitrario (como todo corte) de “estrenadas en salas comerciales” acaba dejando fuera. Cuando pensamos que nuestra era de internet ofrece festivales online que dan muchas más facilidades que un estreno comercial restringido a tres salas o a uno sola ciudad, más cruel se nos hace la limitación. Y si uno no reside en España, más aún. Aceptando esto, y aclarando que no es un año en que haya visto todo lo que me hubiese gustado ver, el 2015 tiene películas más que reseñables y alguna que otra inolvidable. Vamos allá.

10. Coche Policial



A medio camino entre una de Raimi y de los hermanos Coen, Jon Watts sorprende a todos con una genialidad endemoniadamente divertida; de esas que casi te hacen sentir mal por disfrutarla. Haciendo gala de la peor mala baba, con mucho humor negro y situaciones disparatadas, el Coche Policial de Kevin Bacon ha estacionado muy cómodo en el parking de las mejores del año.

9. Lost River



A modo de fábula retorcida, la ópera prima de Ryan Gosling (amada y odiada, y quizá más odiada) es la clásica historia del héroe redentor aunque contada de la manera más inesperada posible. Se puede ver en el proyecto esa intención, muchas veces insana, de llamar la atención a través de la pirotecnia formal, pero no se puede negar que el apocalipsis hipotecario en que nos sumerge el autor, cruel parábola del roto sueño americano, tiene elementos más que valederos como para hacer del film uno de los acontecimientos más extraordinarios del pasado año.

8. Phoenix



El curioso caso de un director como Petzold, que parece “des-radicalizarse” con cada película que hace, se ratifica con la extraordinaria película que parece un clásico hollywoodense recuperado del olvido.  Una intriga con tintes de Hitchock (el propio director la entiende como una versión diferente de Vértigo) pero con todos los elementos del mejor drama de época. Una delicia visual y narrativa sobre la voluntad de renacer y de recuperar la propia identidad.

7. Juana a los 12



En el año en que el cine argentino exhibe en sus vidrieras a los premiados Trapero y Mitre como caballitos de batalla internacional, la película argentina que más me gustó fue Juana a las 12. Básicamente porque Martín Shanly encontró la forma de saltar la barrera del conformismo sin traicionar al movimiento del cual surge y escribir un personaje que rompe de alguna manera con la forma en que se aborda la narración en el cine argentino. Toda una hazaña para una obra primeriza que ha sido capaz de encandilar a propios y extraños.

6. La Visita



Porque contra todo lo que digan sus haters, Shyamalan sigue siendo un maestro de la cámara, incluso cuando se impone la complicada tarea de utilizar el metraje encontrado como técnica de filmación. El director regresa a sus raíces y consigue realizar una velada oda de amor al cine, mientras te cuenta otro de sus cursis relatos de superación (bien hilado esta vez) y te vuelve a sorprender con un giro narrativo de altura. Los niveles de auto-parodia que tiene el guión son admirables y se han ganado mi corazón completamente.

5. Foxcatcher



Bennet Miller regresó en 2015 a recordarnos por qué es uno de los autores más imprescindibles de estos años. El trabajo de dirección de actores y contención emocional le permite al director dibujar a uno de los personajes más aterradores del cine reciente sin tirar del más mínimo dejo de sensacionalismo. Una historia que invitaba al efectismo y a la búsqueda del impacto, es manejada con la seriedad y tranquilidad que merece un acertado y cuidado estudio de cada personaje, donde nada queda al azar.

4. Una chica vuelve a casa sóla de noche



El western atípico de Ana Lily Armirpour se convierte en uno de los aportes más frescos al género vampírico y una de las cintas más originales del año. La ciudad perdida y agonizante de Bad City es acosada por un misterioso espectro vengador que recorre las calles sin entender del todo su misión en el mundo. Una historia de cadenas rompiéndose, un cuento sobre esclavos que se liberan, una película inolvidable sobre la luz que brilla en la más profunda de las oscuridades.

3. El Pequeño Quinquin



El castigo sobrenatural sobre un pueblo pecador, un mundo adulto cayéndose a pedazos y la inocencia tratando de sobrevivir en tan hostil ambiente. Un planteo que puede remitir un poco a La Cinta Blanca, pero que sobre todo encuentra su distinción en la comicidad con la que Dumont decide afrontar el tema, demostrando que no sólo puede deprimirte, aunque en el fondo lo haga. Una miniserie extraordinaria que reflexiona sobre el mal, con mi personaje favorito de 2015, el Comandante Van der Weyden.

2. Viaje a Sils María



Assayas demuestra una sensibilidad abrumadora en esta mirada a la mujer en el mundo del teatro y del cine, a los miedos que afronta una actriz cuando llega a determinada edad y los manejos de la industria para con ellas. Con el dueto interpretativo (Binoche-Stewart) más espectacular del 2015 y con un guión que nos ofrece un juego de espejos envidiable, nuestro viaje a Sils María es mucho más que un paisaje precioso y un fenómeno natural imponente.

1. El País de las Maravillas



Dos mundos que se superponen; uno viejo y retrógrado que trata de sobrevivir refugiándose en lo más profundo de un pueblito y uno nuevo y vigoroso que parece destinado a devorarse todo lo que se entiende por tradición. Un simple y bastante horrible programa de televisión llega a un pueblo de Umbría tratando de llevar a sus televidentes una postal de cómo viven estas gentes. Un simple e inofensivo programa que significa para un padre de familia tradicional, y ansioso de permanecer aislado, la irrupción de una modernidad hostil y el apocalipsis del mundo como lo conoce. Es imposible no quedar prendado al drama familiar que propone Rohrwacher, a esa hija que se debate entre la fascinación por el descubrimiento de ese mundo exterior y a ese padre que siente como se escapa de sus manos la obra de su vida. La directora se permite poner en juego capas de simbolismo sobre el relato familiar, consiguiendo que la película funcione a niveles más abstractos de lo que puede parecer en principio. Es sin dudas la obra más emocionante estenada en 2015 y de largo lo mejor del año que nos dejó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...