viernes, 5 de febrero de 2016

Carol. La clandestina novela de Patricia Highsmith que tocó el cielo de la gran pantalla.


Título original:
Carol
Año:
2015
Fecha de estreno:
5 de Febrero de 2016
Duración:
118 min
País:
Estados Unidos
Director:
Todd Haynes
Reparto:
Cate Blanchett, Rooney Mara, Sarah Paulson, Kyle Chandler, Jake Lacy, Cory Michael Smith, John Magaro y Carrie Brownstein
Distribuidora:
Vértigo 


Carol es una película muy especial por diferentes motivos, es de esas producciones que no puede permitirse fallar en ninguno de sus aspectos por todos los elementos que la configuran y que la hacen única.
Se trata de una adaptación de la escritora Patricia Highsmith, conocida por sus novelas de suspense, muchas de ellas han sido ya llevadas al cine, las más famosas seguramente sean: Extraños en un tren (1951) de Alfred Hitchcock y El talento de Mr Ripley de Anthony Minghella.
Pero si uno está familiarizado con el conjunto de su obra se dará cuenta de que Carol es una maravillosa rareza que la novelista se permitió, seguramente a modo de regalo hacia ella misma.
Highsmith, que fue una mujer abiertamente lesbiana, estaba descontenta con el mundo, y escribir fue seguramente lo que la hizo desahogarse y continuar viviendo en una sociedad imperfecta en la que no se sentía representada.

Sus personajes son misteriosos, perturbadores, de sexualidad ambigua, con una ética más que refutable, y en muchas ocasiones son asesinos.
Ella asesinaba al mundo a través de sus novelas, pero con Carol dejó entrar por primera vez la luz y creó una obra de referencia, un escaparate para muchas personas que se vieron en ella representadas, y que por primera vez no las condenaba por el simple hecho de amar a alguien de su mismo sexo.


Carol es la primera novela americana de temática abiertamente lésbica cuyo final no es trágico, y aun así la autora tuvo que firmarla con un seudónimo (Claire Morgan) y con el título de El precio de la sal, hasta que en 1989 la reimprimió con el título de Carol y con su verdadero nombre. 
Eso sí, añadió un prólogo donde explicaba las razones que entonces le obligaron a ocultarse y su satisfacción porque hubiera ayudado a otras lesbianas.

Esta historia necesitaba ser contada y necesitaba hacerlo bien, pero si tienes a Todd Haynes en la dirección, a Cate Blanchett y Rooney Mara liderando el reparto o a Edward Lachman en la fotografía nada podía salir mal. Afortunadamente, así ha sido. 

La historia de Carol nos traslada al Nueva York de los años 50. Therese Belivet (Rooney Mara) es una joven dependienta de una tienda de Manhattan que sueña con una vida mejor cuando un día conoce a Carol Aird (Cate Blanchett), una mujer elegante y sofisticada que se encuentra atrapada en un matrimonio infeliz. Entre ellas surge una conexión inmediata que irá haciéndose más intensa y profunda, cambiando la vida que ambas tenían hasta el momento.

Esta es una película que se sustenta en los detalles, en los gestos y en las miradas. Los encuentros que narra son tan clandestinos como lo fue la propia novela en su día. 
Vemos avanzar su historia con imágenes reflejadas que acentúan e identifican las emociones de sus protagonistas. El juego visual de la propuesta es impecable, y ahí es donde toda la maestría narrativa de Todd Haynes entra en escena.
Su habilidad para abordar el género del melodrama es sencillamente deslumbrante.


Pero ante todo, Carol es una película sobre dos mujeres que se atreven a transgredir las normas establecidas, que se dan una oportunidad para intentar dejar de ser invisibles. Ni siquiera ellas saben lo que están haciendo, solo saben que es lo correcto. 
Todos los elementos están perfectamente construidos, todas las piezas encajan. 
En realidad es una historia bastante discreta, pero ahí reside su grandeza.

Blanchett y Mara están perfectamente compenetradas, al igual que lo están las mujeres que interpretan. Carol y Therese son de mundos distintos, son personas distintas, pero comparten el mismo sentimiento. 

Pocas más se puede decir de una película que desborda perfección por todos sus poros. La fuerza de la mirada y de las emociones contendidas pocas veces se había filmado con tanta precisión, con tanta belleza.
Todd Haynes ha parido una verdadera obra maestra. Carol es un milagro cinematográfico que estoy seguro que Patricia Highsmith habría aplaudido.

10/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...