viernes, 4 de diciembre de 2015

En el corazón del mar. Agua de nadie.

Título original:
In the Heart of the Sea
Año:
2015
Fecha de estreno:
4 de Diciembre de 2015
Duración:
121 min
País:
Estados Unidos
Director:
Ron Howard
Reparto:
Chris Hemsworth, Tom Holland, Cillian Murphy, Brendan Gleeson, Ben Whishaw, Benjamin Walker, Frank Dillane
Distribuidora:
Warner Bros.


Hollywood nos brinda puñados de blockbusters sin personalidad de manera constante, en los que los personajes son tan arquetípicos que ya sabes hasta con qué pie van a empezar a andar y las historias tan manidas que los pasos de esos personajes cubren muchas otras huellas que llegaron con anterioridad. Ese aglutinamiento de pisadas cuenta con infinidad de estratos, la mayoría abandonados con el paso del tiempo y otros brillantes enterrados por la amalgama de andanzas sin fundamento. En el corazón del mar es el ejemplo perfecto de producción cuyo elevado presupuesto es equivalente a lo innecesario de la propuesta. La última película de Ron Howard no triunfa en ninguno de los campos en los que trata de navegar a trompicones, ni atrapa como filme de aventuras náuticas, ni como relato de supervivencia, ni como historia de fraternización en situaciones extremas. Por lo tanto solo le queda no aburrir en exceso al espectador, algo que logra de vez en cuando, pero no lo suficiente como para sentirse parte de la tripulación y conectar emocionalmente con ella.


No son pocos los cineastas que se han adentrado en las masas oceánicas o marinas para ofrecer historias de este tipo, y Ron Howard coge lo peor de lo ya existente para dar forma a su cinta. El año pasado sobre estas fechas llegaba a los cines una promesa que se transformó en decepción rápidamente, Invencible(Unbroken), que jugaba en una liga parecida. Y ambas se hundían por la misma razón, la incapacidad de crear personajes tridimensionales con los que empatizar. Ya que si ni los personajes se interesan entre ellos es bastante poco probable que el público sí que lo haga. En el corazón del mar no es tan tediosa como el segundo intento de Angelina Jolie por demostrar que sabe tocar una cámara, pero sí que comete el pecado de que la sucesión de infortunios y hazañas pase ante nuestros ojos sin mayor relevancia, como si cada tarde nos atacara una ballena enorme en medio del océano Pacífico.

Esa nula empatía podría haber sido remendada levemente con unas imágenes que hicieran justicia al entorno en el que se desarrolla la historia, pero la realización y la dirección de fotografía no hacen más que seguir clavando arpones a su propia película. Howard introduce planos constantemente que rompen con el ambiente, tratando de incrementar la situación de ajetreo propia de una embarcación ballenera, pero desembocando finalmente en confusión cuando no se mantiene un punto de vista coherente. Hay que destacar aquellos momentos –escasos- en los que la interpretación supera las adversidades y los actores brillan con luz propia. Tom Holland aprovecha bien su tiempo en pantalla, al igual que Frank Dillane, Ben Whishaw o Brendan Gleeson. Pero Chris Hemsworth, que perdió peso progresivamente para encarnar a Owen Chase, no ha visto recompensado su esfuerzo, al ser retratado como un atractivo héroe sin mayor profundidad que en sus aventuras como dios nórdico.


Las ballenas son las que salen mejor paradas, aunque lo de tratar de ponerse del lado de los animales cuando ni siquiera se ha logrado construir a los personajes humanos es una decisión poco convincente. En definitiva, En el corazón del mar toma la inverosimilitud de Capitanes intrépidos y la engañosa estructura narrativa de La vida Pi, pero no la épica o las imágenes espectaculares de aquellas, y Howard tampoco añade nada de cosecha propia, así que el resultado es insípido y poco relevante.

4/10

PD: Los balleneros cantarines colonizadores de la Luna de Futurama protagonizarían una mejor falsa adaptación de Moby Dick. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...