miércoles, 9 de diciembre de 2015

El hombre que quiso ser Segundo. Homenaje al 'Méliès español'.


Título original:
El hombre que quiso ser Segundo
Año:
2015
Fecha de estreno:
10 de Diciembre de 2015 / 27 Mayo 2016 (estreno nacional)
Duración:
91 min
País:
España / Italia
Director:
Ramón Alós
Reparto:
Documental, Ramón Langa, Enrico Vecchi, Juan Miguel Company, Maribel Bayona
Distribuidora:
Pirámide Films


Que en la Historia hay personajes relevantes injustamente olvidados es un hecho. Incluso en la Historia del Cine, que lleva unos escasos 120 años (si contamos desde la invención del cinematógrafo), periodo relativamente corto comparado con otras artes, han pasado personalidades importantes para el cine a un segundo plano. Con el documental El hombre que quiso ser Segundo, y tras ese bonito juego de palabras (siempre tras la sombra de Méliès, se esconde la reivindicación y homenaje a la figura de Segundo de Chomón, pionero del cine, el apodado 'George Méliès español', quien en los albores del séptimo arte, dominó la utilización de maquetas, era un genio en los trucajes, la velocidad de paso de manivela, efectos schüfftan, doble exposición, sobreimpresiones, pirotecnia y escamoteos, precursor del travelling, del cine a color y pionero de la animación cinematográfica. Casi nada.


La obra de Ramón Alós juega todo el rato entre la realidad y la ficción, como el mismo Chomón hacía en sus trabajos. Se parte del hecho ilusorio en el mismo nacimiento de Chomón, cuando su madre tiene gemelos, con diez minutos de diferencia. Al primero le llaman Primo, y al otro Segundo. Así, vamos viendo la vida de los hermanos Chomón, sus obras y repercusión, a la vez que se recrean ciertos pasases de sus vidas. En paralelo se sucede otra recreación, la investigación del propio director (encarnado por Enrico Vecchi) quien, recopilando información sobre la vida de Segundo de Chomón, descubre que no hay apenas datos sobre Primo, y se obsesiona en cierta manera buscando más datos sobre la única película en la que aparecen juntos ambos. Ramón Langa, destacado actor de doblaje (suyas son las voces españolas de Bruce Willis y Kevin Costner), también se ha puesto en ocasiones delante de las cámaras, como en el aclamado corto de Javier Fesser El secdleto de la tlompeta, y aquí da vida a los hermanos Chomón, con gran presencia.


El juego que propone aquí Alós es arriesgado, pues en principio el espectador que se acerca a un documental sobre Segundo de Chomón no esperará en absoluto lo que le tiene preparado el director. Requiere la predisposición de dejarse llevar de su mano y participar en su juego-homenaje, rompiendo la barrera del documental al uso. Indudablemente ofrece esa ansiada información sobre la figura del genio turolense, y consigue lo más importante: que tras terminar su visionado, corras a ver el trabajo y a seguir leyendo sobre Chomón. Es un planteamiento valiente y creativo, huir del mero “recopilar información” y plantear una historia ficcional sobre la que ir descubriendo al homenajeado. El problema es, al final del todo, delimitar qué es ficción y qué es real... y también es algo de lo que su director es consciente y promueve. Así, la magia del cine cobra vida y color (como cuando Chomón colorea el celuloide), la frontera de lo irreal se traspasa y se entremezcla con la vida misma. Segundo del Chomón era un maestro del trucaje y Ramón Alós hace el suyo propio, pues no hay mejor homenaje que crear a partir de la creación padre.

7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...