jueves, 19 de noviembre de 2015

Life. Evocando a James Dean.


Título original:
Life
Año:
2015
Fecha de estreno:
20 de Noviembre de 2015
Duración:
111 min
País:
Estados Unidos, Canadá, Alemania y Reino Unido
Director:
Anton Corbijn
Reparto:
Dane DeHaan, Robert Pattinson, Joel Edgerton, Alessandra Mastronardi, Michael Therriault y Ben Kingsley 
Distribuidora:
Vértigo Films 


La figura de James Dean es una rara avis dentro de la historia del séptimo arte, con solo tres películas en su filmografía, todas ellas como protagonista, es uno de los rostros más reconocidos e imitados que ha dado el cine. 
Pero Dean fue algo más que un actor, fue un símbolo que trascendió la pantalla y que se convirtió en un arquetipo social para toda una generación. Su imagen por si sola es todo un producto de marketing, y muchas personas ni siquiera habrán visto sus películas, pero saben identificarlo como algo más que un simple intérprete.
Life se centra en contarnos como el protagonista de la mítica Al este del edén (1955) estableció una amistad con el fotógrafo Dennis Stock, que fue el encargado de inmortalizarlo en la famosa revista americana que da título a la película meses antes de su fulgurante ascenso a la fama.



Los biopics están al orden del día dentro de las producciones americanas, y desde luego éste no ha sido el primero ni será el último que se haga sobre el granjero más famoso de Indiana, pero hay varias formas de tratar la vida de una persona. Las hay convencionales que intentan hablar de mucho y al final no hablan de nada como es el caso de La teoría del todo, donde el respeto y la admiración hacia Stephen Hawking impedían hacer un retrato honesto de su figura, y los hay como Foxcatcher, que utilizan un caso real para hablar de algo mucho más grande, donde la figura que se retrata es una mera excusa para contarte otras cosas. Pongo de ejemplo estos dos casos porque son películas que se han estrenado este año y personalmente prefiero la segunda forma de tratar este tipo de historias.

Y es que Life, a mi juicio, tiene un problema muy serio y es que la película es dolorosamente convencional...
Es agradable ver las referencias que hay en la historia: Judy Garland, Elia Kazan, Nueva York, el propio cine o las conversaciones sobre Rebelde sin causa, porque no solo las reconozco, sino que además las admiro profundamente, y quizás por eso pueda ser un espectador más exigente con la película, porque creo que Dean se merece una historia valiente, sucia y contradictoria, algo acorde con lo que él representa. 
Y no vi esa esencia por ningún lado y no creo que sea culpa de los actores, los cuales cumplen con su trabajo y no lo desmerezco, pero faltan decisiones arriesgadas que la puedan convertir en una película diferente. James Dean debería tener una película así, de momento no ha llegado pero se seguirá intentando, de eso no me cabe la menor duda.


De todas maneras, para cualquier cinéfilo las historias que hablan sobre cine siempre son un placer para los sentidos, ahí está la perversa y excelente Maps to the Stars para recordarlo. Y tal vez esta película tenga su público que la reivindique, me encantaría ser uno de esos pero no lo soy...aunque mi fascinación por el eterno rebelde sigue intacta.

5,5 / 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...