jueves, 19 de noviembre de 2015

I am your father. El hombre tras la máscara.



Título original:
I am your father
Año:
2015
Fecha de estreno:
20 de Noviembre de 1987 
Duración:
82 min
País:
España
Director:
Toni Bestard, Marcos Cabotá
Reparto:
Documental, David Prowse
Distribuidora:
Alfa Pictures



Bien es cierto que, cuando piensas en Star Wars, una de las primeras imágenes que se te viene a la cabeza es la figura de Darth Vader. Es así. Se ha convertido en un icono de la cultura popular, la encarnación del mal, el magnetismo del lado oscuro, la atracción del poder que corrompe. Pero hay un dado curioso... conocemos a Harrison Ford como Han Solo, a Mark Hamill, a Carrie Fisher como la Princesa Leia, Alec Guinness como Obi-Wan Kenobi... pero muy pocos, sólo los más entusiastas fanáticos de La guerra de las galaxias conocen el actor que interpretó a Darth Vader: David Prowse. Y es que Lucasfilm tampoco lo ha puesto fácil para familiarizarse con el actor, ya que la voz de Vader fue doblada por James Earl Jones y, en la única ocasión que se pudo ver el verdadero rostro de Vader, George Lucas decidió que fuese el actor Sebastian Shaw quien se convirtiera en el rostro que se vio en la película. Así, David Prowse pasó a ser el hombre detrás de la máscara.


Por fortuna, dos directores españoles han decidido rendirle un sentido tributo con I am your father, un documental con el propósito de ensalzar la figura y persona del actor David Prowse. Evidentemente, con este propósito olvídense de objetividades o un documental biográfico exhaustivo, porque no es la intención de sus autores. Esto no es ni bueno ni malo, pero es bueno tenerlo en cuenta antes de verlo para evitar falsas esperanzas. Va enfocado sobre todo a fans de la saga y/o interesados en los mitos del cine y sus entresijos.
De los directores, a Marcos Cabotá lo tenía fichado por el cortometraje 24 horas con Lucía, uno de los mejores cortos de género del pasado Nocturna (se llevó el premio del público) y por fortuna en 2016 parece ser que estrenará largometraje, Noctem, siguiendo con el género de terror. A Toni Bestard lo conocí con los cortometrajes Niño Vudú y Equipajes, del que me gustó especialmente el primero. También estrenará largometraje (su segundo, tras El perfecto desconocido) llamado Rabbits, en principio. Ha sido gratificante verles juntos en este proyecto tan singular, buscando sacar del anonimato al actor tras el mito. Quizás les sirva también a ellos para darse a conocer más.

Dentro de I am your father, podemos ver su carrera actoral (descubierto por un productor mientras trabajaba como asesor de fitness en la tienda Harrods) para su primer trabajo en el cine, el monstruo de Frankenstein en Casino Royale (1967). Prowse, como campeón de halterofilia y con 1.98m de altura, tenía una constitución bastante llamativa, lo que le llevó a encarnar varios papeles de monstruo (tres veces hizo de Frankenstein), casi siempre tras una máscara o maquillaje. De hecho, la única vez que se le pudo ver tal y como era fue junto a Kubrick, en un pequeño papel en La naranja mecánica. Tras su repaso breve por su filmografía, el detalle de haber sido entrenador personal del Superman de Christopher Reeve y su especial intervención como Green Croos Code (un personaje de la televisión británica para concienciar a los niños sobre el uso de la circulación peatonal que le valió la Medalla de la Orden del Imperio Británico en el 2000); la película presta gran atención a su papel como Darth Vader, los entresijos del rodaje, las filtraciones que hubo a la prensa y las desavenencias que le han llevado a estar apartado del mundo Star Wars (no es invitado a ninguna convención oficial, aunque si acude a regionales y encuentros con fans) y todo lo relacionado con Lucasfilm. Incluso habrá lugar para algún que otro dato revelador, que dejará pensando al espectador.


Pero lo más destacado del documental es la inusual propuesta que Marcos Cabotá se atreve a hacerle a Prowse. Quitarse esa espinita clavada y regrabar con él y un equipo selecto la famosa secuencia de El retorno del Jedi que le privaron. Donde debía aparecer su rostro y, sin aviso alguno hacia su persona, acabó apareciendo otro actor. Evidentemente no voy a contar cómo acaba todo, para eso hay que ver el documental. Sí diré que este ejercicio reformula la película, estableciendo el paralelismo total entre Vader y Prowse, pasando por los procesos de villano y posibilidad de redimirse. Como punto final, en los créditos podemos ver a esos actores que, al igual que Prowse, han pasado la mayor parte de su carrera tras una máscara, haciendo de monstruos. Los grandes monstruos del celuloide, y es que no olvidemos que ya lo dijo Hitchcock: “Cuanto más exitoso el villano, más exitosa la película”. Un documental para conocer, un poco más al menos, la cara oculta del cine.

6,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...