viernes, 16 de octubre de 2015

Marte. Ridley Scott regresa al consenso con el género cinematográfico que le encumbró.


Título original:
The Martian
Año:
2015
Fecha de estreno:
16 de Octubre de 2015
Duración:
141 min
País:
Estados Unidos
Director:
Ridley Scott
Reparto:
Matt Damon, Jessica Chastain, Kristen Wigg, Jeff Daniels, Michael Peña, Kate Mara, Sean Bean, Sebastian Stan, Aksel Hennie y Chiwetel Ejiofor
Distribuidora:
Fox


El director de cine de Ridley Scott llevaba un tiempo estrenando películas que nunca conseguían un porcentaje suficiente de agrado entre los críticos y el gran público. 
Si miramos atrás en su filmografía, tenemos que remontarnos al 2007 para encontrar en American Gangster una película que realmente gustara a ambos sectores. 
En los últimos años ha tenido un ritmo frenético de trabajo, ya que desde hace cuatro años ha estrenado una producción al año. Prometheus (2012) decepcionó porque se esperaba de ella otra cosa, aunque la película ganará con el tiempo. El consejero (2013) se llevó unos palos (que a mi juicio no se merecía, ni mucho menos) y fue un fracaso de taquilla para el potente reparto que tenía y Exodus: Dioses y reyes (2014) se quedó simplemente en grandilocuentes imágenes pero totalmente vacías de contenido, así que se llegó a un punto en que un nuevo estreno de Scott era percibido con más miedo que entusiasmo. 
The Martian (2015) tuvo su premiere mundial en el mastodóntico festival de cine de Toronto y las reacciones esta vez si que fueron compartidas, el hombre detrás de obras cumbres del séptimo arte como Alien y Blade Runner había vuelto, y lo había hecho con el género que lo catapultó, la Ciencia ficción.


Todo comienza cuando un hombre llamado Andy Weir decidió en 2011 publicar en Internet una novela llamada The Martian, rápidamente se empieza a hacer popular y se convierte en un éxito de ventas hasta llegar a la película que ahora nos ocupa.

Durante una misión tripulada a Marte, el astronauta Mark Watney (Matt Damon) es dado por muerto tras una feroz tormenta y abandonado por la tripulación. Pero Watney ha sobrevivido y se encuentra atrapado y solo en el planeta hostil. Con suministros escasos, deberá recurrir a su ingenio y a su instinto de supervivencia para encontrar la manera de comunicar a la Tierra que sigue vivo. 
Su argumento es de lo más prometedor porque el ser humano siempre ha sentido una enorme fascinación por todo lo que rodea al planeta rojo, seguramente porque es el más cercano a nuestro entorno y vemos en el un posible futuro colonizador.

En los últimos dos años hemos tenido dos muestras de películas de supervivencia en el espacio, primero llego la excelente Gravity (2013) y un año después la muy decepcionante (por lo menos para mi) Interstellar (2014). The Martian no solo comparte la temática de luchar contra algo mucho más grande que un simple humano, sino que cede toda la responsabilidad de la película a un solo actor. 
Sandra Bullock lo hizo para la película de Alfonso Cuarón, Matthew McConaughey para la de Christopher Nolan y ahora Matt Damon se pone al frente en la de Ridley Scott. 
Y la verdad, como en el caso de Bullock, es que el protagonista de El indomable Will Hunting supera el reto con nota y consigue su mejor papel en años. 
Y no lo tiene nada fácil porque su personaje no solo tiene que lidiar con el impresionante marrón que le toca experimentar, sino que además lo hace con un sentido del humor peculiar que hace que junto con su intelecto lo mantenga con vida en tan jodidas condiciones, como es el echo de sobrevivir varios meses en un planeta donde literalmente él es el único habitante...
No me he leído la novela pero la adaptación cinematográfica tiene un conseguido tono de drama y comedia que los que si que se la han leído me comunican que en el libro también está. Este es uno de los aspectos más destacados de la película, junto con un protagonista a la altura, unos geniales efectos especiales, una dirección firme y unos secundarios que aunque son plenamente conscientes de que no es su película, se bastan de su talento y diferentes personalidades para contribuir a su éxito.


Pero quizás su mayor virtud es que es una película enfocada para todo el público, es decir, la disfrutarán todos aquellos amantes del género como los que no, porque como no se va a disfrutar una aventura espacial donde hay conversaciones explícitas sobre El señor de los anillos o suenan canciones de ABBA y de Gloria Gaynor. 
Además tiene ese puntito de película visionaria, ya que realmente te llegas a creer que es posible experimentar las vivencias del personaje de Damon.
Y los recientes descubrimientos de agua líquida en Marte por la NASA le darán una enorme publicidad a la película, de echo es muy posible que se convierta en el mayor éxito económico de la carrera de Scott.
No es una película trascendental, en el sentido de obra maestra del cine, pero es entretenimiento de primera, una muestra de que el cine es evadirse y dejarse llevar por las aventuras de otros, y eso es ya de por si todo un regalo. 

8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...