jueves, 24 de septiembre de 2015

The D Train. La vida después del instituto.


Título original:
The D Train
Año:
2015
Fecha de estreno:
25 de Octubre de 2015
Duración:
98 min
País:
Estados Unidos
Director:
Jarrad Paul, Andrew Mogel
Reparto:
Jack Black, James Marsden, Kathryn Hahn, Jeffrey Tambor, Mike White, Kyle Bornheimer, Russell Posner, Henry Zebrowski
Distribuidora:
Sony


Creo que habría que empezar diciendo que, pese a lo que se puede deducir del cartel español, The D Train dista un poco de las comedias más livianas y alocadas a las que nos tiene acostumbrado Jack Black. Para hacerse una idea, es más una comedia dramática, alejada de títulos como Año uno, Los viajes de Gulliver o El gran año. Lo que aquí encontramos es un viaje nostálgico sobre la personalidad, la popularidad o la insatisfacción personal que abunda en las generaciones adultas. Esto aderezado con un 'bromance' tan particular entre Jack Black y James Marsden, con una química entre ellos que es lo que verdaderamente mantiene la película a flote.


The D Train no pasa de personajes estereotipados y tampoco tiene especial interés en salir de los cánones establecidos por otras películas anteriormente, sino que más bien utiliza dichos patrones tan conocidos para jugar con ellos en una vuelta de tuerca y dar una punzada, leve pero lo suficientemente ácida como para salirse de la comedia fácil y ofrecer cierta crítica sobre el ser humano, sus motivaciones, aspiraciones personales e inseguridades. La extravagancia del personaje de Jack Black, un hombre cuarentón, casado y con dos hijos, frustrado en su trabajo y poco querido socialmente, que decide buscar al que fuera el 'guay' de su clase, para llevarlo a la reunión de antiguos alumnos y cambiar así la visión que se tiene de él; llega a ser creíble, sabe mantener el límite para resultar verosímil a la par que graciosa en ciertos aspectos. James Marsden, por su lado, aporta ese toque 'cool' de revista a su personaje que, en el fondo, está tan vacío por dentro como su ex compañero de instituto. Además, se convertirá en el catalizador para que Dan, el personaje de Jack Black, saque todo aquello reprimido en sus adentros.

La relación entre ambos podría recordar a la simpática Supersalidos, solo que con dos personajes más creciditos (lo de "maduros" podría ser cuestionable) y las situaciones que les acontecen juntos son lo más gracioso de la película. Aunque, insisto, hablamos de un humor ácido, donde lo más destacado sería que utilice los tópicos y convencionalismos de la sociedad para, en cierta manera, ridiculizarlos. Es por eso que, en este caso, que el patrón de la película sea tan convencional y manido no llega a molestarme del todo, pues son utilizados para con un fin y no al revés.


Evidentemente, una historia así en manos de un director más incisivo como podría serlo Alexander Payne, por ejemplo, hablaríamos ya de un guión más notable, pero Jarrad Paul y Andrew Mogel, película con la que debutan en la dirección, no están interesados tanto en sentar cátedra. Prefieren sacrificar ese aspecto en pos de un producto más accesible y enfocado a cierto lucimiento de sus dos estrellas protagónicas. Así, para bien o para mal, queda una película medianamente intrascendente, divertida con moderación, simpática y con cierta mala leche interior que se deja ver, siempre y cuando no busques la otra vertiente de Jack Black o una película de mayor calado.

6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...