martes, 22 de septiembre de 2015

La Camarera Lynn. Lo mejor de la limpieza es que siempre se vuelve a ensuciar


Título original:
Das Zimmermädchen Lynn (The Chambermaid Lynn)
Año:
2014
Fecha de estreno:
25 de Septiembre de 2015  
Duración:
90 min
País:
Alemania
Director:
Ingo Haeb
Reparto:
Vicky Krieps, Lena Lauzemis, Christian Aumer, Steffen Münster, Christine Schorn
Distribuidora:
Film Buró


Ingo Haeb pertenece a una legión de jóvenes cineastas alemanes que desde hace un tiempo pululan por festivales de menor jerarquía en busca de un lugar de importancia en el panorama cinematográfico europeo. Adquirió cierto reconocimiento cuando sorprendió en el 2007, en un festival de la talla de Toronto, con su film autobiográfico Neanderthal, la que después de varios trabajos en televisión y teatro, sería su bautizo como guionista y director de largometrajes. En 2014 finalmente llegó para Haeb el turno de aparecer en planos más destacados, pues el director ganaría el premio de la crítica internacional en Montreal por la película que hoy nos ocupa, La Camarera Lynn, una propuesta osada y de bella realización cuyos personajes beben bastante quizá de películas como La Pianista, aunque con una perspectiva más luminosa que la del autor Austriaco (o eso podemos pensar en primera instancia).

Para Lynn la vida es amarga y sobre todo aburrida. Cuenta que la vida empezó a decepcionarla cuando descubrió que las caracolas no te permitían escuchar el mar, pero lo peor y posiblemente la verdadera razón de su estado actual, apenas alcanzamos a intuirlo. Obsesiva de la limpieza (limpia hasta las habitaciones vacías del hotel), cumple religiosamente su rutina sexual con el conserje haciendo uso de buenas habilidades aunque siempre dejando notar que hay poco que pueda hacer que ella realmente disfrute de algo; la frialdad es la característica fundamental de Lynn, y como todo ser solitario en busca de un ideal casi enfermizo de felicidad, lo encontrará en prácticas poco habituales. La obsesión de Lynn se traslada de la limpieza hacia la intimidad de los clientes; revuelve entre sus cosas, las usa, los espía desde debajo de sus camas. Y será en medio de estas prácticas que para ella son casi terapéuticas cuando el destino la cruzará con el más impensado de los personajes y le permitirá a aquella camarera destinada a repetirse para siempre, como el acto de limpieza mismo, sentirse viva otra vez, experimentar la aventura del romance y el dolor de la pérdida.


Haeb nos cuenta la historia evitando cualquier acercamiento sentimental convencional y prefiere usar su puesta en escena y la entrega física total de Vicky Krieps al personaje de Lynn para construir la tensión y el sentimiento en las escenas. Esto permite que pese a que los diálogos entre la camarera y el conserje puedan sonar hasta robotizados, una pequeña escena de sadomasoquismo sin diálogo entrega una explosión de sentimiento enorme. Al fin y al cabo, la cinta aborda bastante el choque entre la imagen pública y la práctica privada, y no ha estado mal la forma en que el autor ha decidido mostrarnos la mecanización de a formalidad y la explosión del instinto en la intimidad. El plano del alemán es casi siempre fijo, no aparta la mirada de nuestra querida camarera lo que lleva al director a tirar muchas veces del fuera de campo, un recurso genialmente utilizado para generar excelentes momentos de tensión en medio del film, sobre todo en las aventuras de fisgoneo que lleva a cabo la protagonista.


Para Lynn es un viaje hacia el descubrimiento de la vida misma (aunque al final debe tomar una decisión que no nos deja con tan buen cuerpo), mientras que para nosotros es una invitación a descubrir un director alemán muy interesante que quizá tenga mucho más que mostrar en años venideros. La Camarera Lynn nos ofrece un personaje complejo y una trama absorbente que avanza a paso lento pero seguro gracias a una buena narración a la que no le faltan fugas humorísticas ni momentos oníricos bastante divertidos. Es sin lugar a dudas una de la mejores opciones que la cartelera ofrece esta semana y no habría que dejarla pasar.

7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...