viernes, 28 de agosto de 2015

Papusza. Placeres Estéticos


Título original:
Papusza
Año:
2013
Fecha de estreno:
28 de Agosto de 2015
Duración:
125 min
País:
Polonia
Director:
Joanna Kos y Krzysztof Krause
Reparto:
Jowita MiondlikowskaZbigniew WalerysAntoni PawlickiArtur SterankoAndrzej Walden
Distribuidora:
Pirámide Films


En 2013 la cinematografía polaca daba a luz una sinfonía visual mejor conocida como “Ida”, cuya espectacular fotografía pondría de rodillas al mundo cinéfilo y hasta se daría el lujo de cruzar el charco y hacerse con nada más y nada menos que el premio Oscar a Mejor Película de Habla No Inglesa. Ese mismo año, silbando bajito (muy bajito), Polonia se enorgullecía de parir otra obra, cuya magnitud visual era tan o quizá más grande que la reconocida “Ida” y cuyo olvido no puede deberse a otra cosa que a haber nacido en el año equivocado. La película en cuestión, y que hoy nos ocupa, es Papusza de la dupla de habituales en el Festival de Valladolid y repetidamente merecedores de premios, Joanna Kos y Krzysztof Krause, directores que por esta cinta fueron galardonados como mejores directores en el Seminci 2013.
Papusza es, ante todo, una obra que encuentra su razón de ser en su afán por el preciosismo. Cada minuto, cada plano, cada secuencia, tiene como finalidad que el espectador se levante a aplaudir ese blanco y negro estilizado, y el juego de luces y sombras de la fotografía de Krzysztof Ptak. Y lo logra realmente, pues la fotografía es sin lugar a dudas lo que da a esta cinta su distinción fundamental. Sin embargo, en un movimiento que la emparenta también con su hermana melliza “Ida”, el afán por el preciosismo resulta un artificio demasiado caro para la buena salud del resto de los elementos de la película, que no sólo no llegan a la misma altura que la fotografía, sino que muchas veces dejan notar que han sido perjudicados por el esfuerzo desigual que han hecho sus creadores.


Primeramente, porque el afán preciosista tiene como efecto colateral que los hechos y los personajes de la cinta se vean desde un prisma demasiado lejano y frío. El artificio atenta contra la naturalidad y contra la humanidad de lo que se muestra,  y los directores no terminan de resolver nunca esta contradicción: el biopic sobre la poeta gitana expulsada de su comunidad por no respetar las estrictas normas de una comunidad cerrada, intenta ser un cuento humano que carece de humanidad. Por momentos no se sabe que se nos está contando, pues mientras el personaje de Papusza es mal delineado a partir de escasos trazos, la dirección pone todo su esfuerzo en conseguir con sus planos hermosas postales de los viajes de la comunidad gitana. Tampoco se entiende la opción tomada por quienes escribieron la obra de contar la historia de esta mujer a través de saltos temporales: pasado y futuro van y vienen sin orden ni concierto, en una decisión narrativa que no puede entenderse de otra forma sino como caprichosa.

En el peliagudo tema de la discriminación étnica, la cinta acumula algunos méritos. Intenta evadir el planteo maniqueo Modernidad/Tradición, que bien podría abordar un biopic “académico” sobre una vida como la de Papusza, y logra dibujar de forma consistente la cotidianeidad de este grupo de gitanos, con todos sus grises y con todas sus contradicciones. Pese a esto, y producto de lo mismo comentado más arriba, la lejanía de la mirada de los autores provoca que no podamos compartir las sensaciones de los personajes, a menos que ellos se sirvan de un guión demasiado expositivo para hacérnoslo saber: conocemos el miedo de la comunidad a todo lo externo, porque tienen una conversación “casual” sobre Hitler, sabemos que Papusza es inteligente porque en una conversación “casual” cita a Schopenhauer, etc. Y muchas veces los personajes sacarán conclusiones que se supone debería sacar el público. El mensaje está muy masticado, porque la película no confía (y hace bien) en su capacidad para transmitirlo.


Pese a todo, uno puede perderse en sus escenas. Ya sea una pelea alrededor de una fogata, la enloquecida Papusza a las puertas de una expulsión por parte de su comunidad, o la hilarante forma en que los gitanos se revelan frente a un guardiacárcel; todo está preciosamente filmado y ayuda a olvidar (al menos hasta que otro artificio intente encauzar la historia nuevamente) los errores que se acumulan en la narración y el tedio que produce la historia cuya protagonista no está lo suficientemente bien delineada como para comprenderla.


Lo dije sutilmente antes: muchos de los defectos de Papusza también los vi en Ida, por lo que esta declaración puede ser un buen barómetro para saber cómo tomarte esta crítica si estás entre los que disfrutaron mucho de la cinta de Pawlikowski. Para el resto, Papusza puede ser una película complicada de recomendar; aunque si uno tiene en cuenta que algunas películas pagan la entrada por ser "entretenidas", bien pueden pagarlas otras por ser un invaluable placer estético, placer que como es obvio se acrecienta cuanto más grande sea la pantalla.

6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...