domingo, 30 de agosto de 2015

Aquellos maravillosos años: Apartamento 23.


En esta ocasión no viajamos muy atrás en el tiempo, de hecho os presentamos una serie que se estrenó y finalizó en este mismo siglo. Allá por el 2012 la cadena americana ABC estrenaba en EEUU una sitcom titulada Don't Trust de B**** in Apartment 23 (en España llegó con el título de Apartamento 23), protagonizada por Krysten Ritter y Dreama Walker. 

El argumento es sencillo: June (Dreama Walker), una joven con grandes aspiraciones, se traslada a vivir a Nueva York donde tiene un maravilloso apartamento asignado por la nueva empresa en la que va a trabajar, además, está comprometida con su novio de toda la vida, el chico de sus sueños. Sin embargo, no le quedará más remedio que buscar otro trabajo y un nuevo piso en el que vivir tras descubrir que se queda sin empleo por cierre de la empresa que le había contratado. 



A partir de ese momento su vida se convierte en toda una odisea, ya no sólo tiene que buscar apartamento sino también un trabajo que le permita poder quedarse en Nueva York y no decepcionar a sus padres. Es aquí cuando conoce a Chloe (Krysten Ritter), una extraña chica que le aceptará como compañera de piso pero que cambiará por completo la forma de vivir de June. Además, gracias a Chloe, June descubrirá la parte más salvaje de la vida y conocerá a personas como el mismísimo James Van Der Beek, amigo íntimo de su nueva compañera. 

La serie destaca principalmente por su humor negro, por su carácter de comedia ácida donde las dos protagonistas forman una pareja que se complementa a la perfección. Por un lado tenemos a Chloe, la mala influencia, la chica despreocupada con una copa siempre en la mano, mentirosa compulsiva, vividora al límite, el "demonio" en persona. Por otro lado, tenemos a June, la tímida e inocente joven que llega a la gran ciudad en busca de un futuro prometedor pero que ve sus sueños desvanecerse a la primera de cambio y que no tendrá más remedio que convivir con una persona que no le facilita para nada las cosas, más bien al contrario.




Pero no sólo tenemos el humor de los comentarios sarcásticos y las constantes bromas y putadas que Chloe gasta a June, una de las partes fundamentales de la serie es la propia crítica que realiza al mundo de los actores famosos venidos a menos con el paso del tiempo. En este caso, si viste Dawson Crece a finales de los años 90 seguro que recuerdas a James Van Der Beek, pues gracias a esta serie volverás a revivir parte de tu adolescencia porque sí, James sale en Apartamento 23 y lo mejor de todo es que hace de él mismo, del actor que se dio a conocer gracias a esa serie que protagonizaba junto a Katie Holmes, Joshua Jackson y Michelle Williams. Y las referencias a Dawson son constates e incluso también puede que recuerdes en algún capítulo otras series como Malcolm in the middle.

Y no nos olvidemos de los secundarios, aunque son pocos están muy bien acoplados a la historia y complementan a nuestros protagonistas: el vecino pervertido de la ventana que siempre está atento a cada movimiento de sus atractivas vecinas; el colega compañero de trabajo y camarero en la cafetería a la que acuden asiduamente; la vecina obsesionada con Chloe; el ayudante gay de James Van Der Beek y la madre de June.

En definitiva, Don't Trust de B**** in Apartment 23 es una serie totalmente recomendable y no sólo por su corta duración (26 capítulo de 20 minutos cada uno) sino por su peculiar humor y sus personajes bien logrados (e interpretaciones más que aceptables). Si no sabes qué serie ver, ¿por qué no le das una oportunidad? ¡En el apartamento 23 te están esperando!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...