lunes, 27 de julio de 2015

Unos días para recordar. Conversaciones en el hospital.

Título original:
Bon rétablissement!
Año:
2014
Fecha de estreno:
31de julio de 2015
Duración:
81 min
País:
Francia
Director:
Jean Becker
Reparto:
Gérard Lanvin, Fred Testot, Jean-Pierre Darroussin, Swann Arlaud, Daniel Guichard, Anne-Sophie Lapix, Claudia Tagbo
Distribuidora:
A Contracorriente


Una ola de cine livino francés inunda las carteleras patrias constantemente. Suelen ser comedias de enredo, con chistes verborreicos, precedidas de un gran éxito de público en el país galo. Los ejemplos más recientes los tenemos en dos películas protagonizadas -curiosamente- por Christian Clavier: Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho? y No molestar. Jean Becker se apunta a esta especie de moda cinematográfica con su último trabajo Unos días para recordar, una obra menos dentro de su filmografía teniendo en cuenta que él es el artífice de grandes películas como La fortuna de vivir o Verano asesino.

Unos días para recordar se abre con un sereno paseo nocturno por las calles de París hasta que la tranquilidad se rompe cuando un hombre cae desde un puente al Sena. En la siguiente escena, Pierre, nuestro hombre, aparece escayolado -y sin recordar por qué cayó desde el puente- en la cama de un hospital lugar donde, en realidad, se desarrollará toda la trama. Pierre (Gérard Lanvin) es un sesentón un tanto misántropo y, mediante las interacciones con su hermano, su único amigo, su ex novia, la risueña enfermera, el chico que le salvó la vida y una niña tocapelotas también paciente del hospital, comenzará a valorar al resto de personas.


Jean Becker dirige y escribe una comedia de ecos dramáticos con presencia dramatúrgica. La trama se desarrolla en su práctica totalidad en un único escenario, haciendo de las conversaciones en el hospital el plato fuerte de la película. Mediante dichas conversaciones, nuestro solitario protagonista aprenderá a amar -un poco- a la raza humana, con sus defectos y virtudes. Este huraño bonachón está encarnado por el conocido actor y galán galo -al menos en su país de origen- Gérard Lanvin, en un papel bienintencionado y de simpatía in crescendo. Arropado de un nutrido y solvente grupo de secundarios, Lanvin compone uno de esos personajes "esponja" que, pese a estar en el otoño de su vida, aún tiene mucho por aprender de los demás.

Unos días para recordar se convierte en una buena opción para refugiarte del calor veraniego -más allá de blockbusters rellenacarteleras- pues, sin muchas virtudes ni piruetas cinematográficas, Jean Becker compone una película para sentirte bien con la vida; una feel-good movie al estilo francés donde lo importante son los diálogos y la interacción entre personajes para conseguir transmitir al espectador la gradual transformación de un hombre asqueado de todo hacia un hombre con ganas de redimirse -afectivamente. 

6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...