jueves, 2 de julio de 2015

Cuestión de actitud. Amores fraternales, búsquedas de identidad y conejos blancos.


Título original:
Xenia
Año:
2015
Fecha de estreno:
3 de Julio de 2015  
Duración:
129 min
País:
Grecia y Francia
Director:
Panos H. Koutras
Reparto:
Kostas Nikouli, Nikos Gelia, Aggelos Papadimitriou, Romanna Lobach, Marissa Triandafyllidou, Yannis Stankoglou y Patty Pravo
Distribuidora:
Karma Films


Que Grecia esté de rabiosa actualidad estos días lo sabe todo el mundo, y es que son muchas personas y muchos los intereses los que miran con miedo y recelo el porvenir del país heleno, pero dejando a un lado sus problemas políticos, económicos y sociales lo cierto es que desde la irrupción en el 2009 de la brutal Canino, ha surgido una nueva corriente cinematográfica conocida como "Nuevo cine griego", un tipo de cine peculiar que triunfa en los festivales de medio mundo y que tiene como característica común diagnosticar la sociedad griega a través de historias impactantes y muchas veces incómodas. Cuestión de actitud es otro ejemplo de ello.

Este nuevo exponente nos cuenta la historia de Dany y su hermano Odysseas, que tras la muerte de su madre emprenden el viaje de Atenas a Tesalónica para buscar a su padre, un ciudadano griego al que nunca han visto.
Albaneses por parte de madre, los chicos son extranjeros en su propio país y esperan que su padre los reconozca para obtener la nacionalidad griega. Además, Dany y Ody se hicieron la promesa de participar en un concurso de canto popular que podría cambiar sus vidas.
Este viaje pondrá a prueba la fuerza del vínculo que los une, su lado infantil y el gusto por las canciones italianas.




El cuarto largometraje del cineasta griego Panos H.Koutras nos habla de muchas cosas y corre el riesgo de no rematar en ninguna. Toca temas como la inmigración, las relaciones fraternales, los sueños, la crisis, la prostitución masculina, la madurez...todo ello mezclado con un aura de fantasía que recuerda al que utilizó Peter Jackson en esa obra maestra que es Criaturas celestiales (1994). Pero sobre todo es una historia sobre como un par de chicos intentan encontrar su lugar en un país que les ha dado la espalda.


Tal vez las esperpenticidad de la propuesta pueda distraer al público, pero dentro de sus coloridas imágenes yo la encuentro equilibrada, porque representa el mundo interior de un chaval que se niega a madurar aunque la sociedad se lo esté pidiendo a gritos.
Puede que sea su inmadurez la que le haya hecho sobrevivir en un entorno hostil.
Respecto a los actores, aportan frescura y carisma, especialmente el chico que interpreta al más joven de los dos. La película juega contigo como espectador, aportando metáforas y juegos visuales que ayudan a entender su contenido.


Una de las pegas que encuentro en la película es el nombre que se le ha puesto en España. Personalmente encuentro mucho más acertado su título original, Xenia, ya que representa la decadencia y la fractura que en estos momentos sufre el pueblo griego. Pero es una percepción personal, solo espero que los espectadores españoles se acerquen a las salas a partir del 3 de Julio para ver una nueva muestra de que por muy mal que estén las cosas en un país, con talento y originalidad siempre se podrán hacer cosas buenas. 

8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...