sábado, 11 de julio de 2015

Creep: Cuando los corderos no temen a los lobos


Título original:
Creep

Año:
2014
Fecha de estreno:
Sin fecha
Duración:
82 min.

País:
Estados Unidos

Director:
Patrick Brice
Guión:
Mark DuplassPatrick Brice
Reparto:
Mark DuplassPatrick Brice
Distribuidora:
Sin distribuidora en España




 
Es difícil a veces encajar una película en un género determinado. Antes solo existía el terror, ahora sin embargo tenemos infinidad de etiquetas, nos gusta eso de renombrar cosas y de construir cosas nuevas, estamos siempre a la busqueda incesante de la novedad y de lo nuevo. Con estas premisas hace ya algunos años que apareció un movimiento llamado Mumblecore, con grandes directores como abanderados. Los hermanos Duplass son precursores de este movimiento, también encontramos a la ahora conocida Lena Dunham con su Tiny Furniture y la aclamada Frances Ha de Baumbach. El movimiento consta de poco presupuesto, cámara en mano y actores, en principio poco conocidos. En este caso habría que enmarcar Creep en un nuevo movimiento o género apodado Mumblegore, nos atreveremos a llamarlo así y tampoco seré el primero. Un movimiento que me encanta, del que se pueden rescatar grandes cintas y en que suelen buscar una veracidad en la narrativa, centrándose en los personajes, con conversaciones largas, donde la reflexión y la conversación son el nucleo central de la narrativa. Sin los actores no se entiende este tipo de cine, ya que en su calidad interpretativa reside toda la fuerza del film.


Creep es una cinta de metraje encontrado, cámara en mano y mucho desparpajo. Dos actores, uno de ellos conocido por todos, Mark Duplass y el otro el propio director de la cinta, Patrick Brice, nos narran la historia de un cámara que va a filmar una especie de sumario para el hijo del protagonista de la historia ya que este tiene cancer y morirá pronto. Se ve en breve que no cuadra toda la historia y que lo único que quiere el personaje de Josef (Mark Duplass) es retener a Aaron (Patrick Brice) en la cabaña del bosque donde quedaron por alguna extraña razón. A pesar de que toda la película esta rodada con una sola cámara y donde son los propios actores los que filman las escenas, es de admirar su potencial para el terror, aunque no llegue verdaderamente a estremecer a su espectador. 



Consiguen un film diferente, que alcanza cierto miedo a lo largo del mismo. Si que es verdad que empieza un poquito lenta y que cuesta ver hacia donde va a ir todo, pero no tardan en llegar los sustos y las escenas sobrecogedoras. La parte final gana enteros y recoge un verdadero ejercicio de terror psicológico. Toda la cinta supura una cierta melancolía que se ve reflejada en sus personajes. Ambos desesperados, uno por su locura y otro por la falta de oportunidades para ganarse la vida. 



Su gran poder es conseguir el mismo ambiente tenso que una película con mayor presupuesto, más actores, más sangre y con historias más elaboradas. No pierde fuerza y, de hecho, va aumentando. Otro acierto más de uno de los hermanos Duplass, que además meten a Brice en el mundillo, alegría doble ya que no lo hace nada mal.


8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...