jueves, 2 de julio de 2015

Atlántida Film Fest. Here Be Dragons.


Título original:
Here Be Dragons
Año:
2013
Atlántida Film Fest:
Sección oficial
Duración:
77 min
País:
Reino Unido
Director:
Mark Cousins
Reparto:
Documental







Hasta la comedia más absurda y una película de acción sin excesivo contenido narrativo pueden servir para que en un futuro los amplios gustos del pasado queden registrados. Ya que el cine no sirve solo para entretener a la gente, sino que también es una cápsula del tiempo. Podemos adentrarnos en la dividida Viena de posguerra con El tercer hombre o conocer la noche nipona a través de los ojos de un moribundo funcionario en Vivir. Pero no todos estos ejercicios tienen que ser retroactivos, ya que vivimos en un mundo que desborda nuestra propia imaginación, y difícilmente vamos a poder descubrir todos los fascinantes lugares que lo componen, que forman parte de nuestro presente aunque no lo hagan en nuestra vida cotidiana. Por lo tanto el cine se ha convertido en un medio fundamental para vislumbrar aquello que nos rodea, aunque como todo arte siempre vendrá definido por un determinado punto de vista en el que se puede confiar más o menos. La sinceridad de la mirada de Akira Kurosawa era incuestionable, pero no todos los autores consiguen entrelazar la reflexión con la imagen con tal maestría. En Here Be Dragons, Mark Cousins se atreve a presentarnos Albania sin ser un experto en este país balcánico, pero su narración acaba siendo el mayor impedimento para que esa tierra sea la protagonista.


Este cineasta relata los cinco días que pasó en Albania debido a su participación en un festival de cine en el que se proyectaron las películas realizadas durante el último lustro. El principal tema del documental es la conservación de las películas, ya que Cousins comprueba que el archivo cinematográfico del país no recibe la atención necesaria para un bien cultural tan importante como el cine. No solo nos muestra esa preocupación, sino que también trata de explorar Tirana, la capital albana, durante su estancia, estableciendo una relación entre la memoria histórica y el cuidado de la cultura cinematográfica. Dentro de su narración tienen gran importancia los estragos provocados por la dictadura de Enver Hoxha, máximo dirigente del país durante cuatro décadas, en las que dejó una huella que se mantiene patente.  

Solo por servir de guía introductoria a Albania ya resulta interesante este documental, pero la pedantería de Cousins dilata cada segundo en el que sus monólogos se apoderan de la película. En realidad la cinta en sí está planteada como un monólogo de 77 minutos en el que solo tiene cabida la mirada de su realizador, ya que en ningún momento se muestran declaraciones de expertos de cine del país que observamos. Las omnipresentes citas y referencias a autores son el mayor vicio de Cousins, que divaga de manera constante, aunque hay que agradecerle los fragmentos de películas albanas, ya que son productos poco habituales, pero realmente atractivos. Por lo tanto queda la sensación de que si el director no insistiera en buscar una metáfora en cada átomo que contempla, aquello que tiene delante podría tener mayor importancia.  

Durante los momentos en los que habla de cine no se puede hacer nada mejor que sentarse y escuchar atentamente, ya que es obvio que Cousins tiene una gran cultura, pero se deja llevar demasiado por sus reflexiones perdiendo el foco a favor de su inquieto pensamiento, algo que tampoco es realmente recriminable ya que es su punto de vista. Una mirada única para un país único. Lo más interesante es conocer Albania a través de los niños, al igual que hacían los reputados cineastas de este país, que tras ver Here Be Dragons ya no es un territorio inexplorado en un mapa.

6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...