martes, 23 de junio de 2015

No molestar. Yo, mi, me, conmigo.

Título original:
Une heure de tranquillité 
Año:
2014
Fecha de estreno:
26 de junio de 2015
Duración:
79 min
País:
Francia
Director:
Patrice Leconte
Reparto:
Christian Clavier, Carole Bouquet, Valérie Bonneton, Rossy de Palma, Stéphane De Groodt, Sébastien Castro
Distribuidora:
Vértigo


¿Egoista?... ¿Michel? Él sólo quiere una hora de tranquilidad para poder escuchar ese vinilo exclusivo que acaba de encontrar en un mercadillo. Cuando llega a casa, nadie le dejará en paz. Confesiones de su mujer y su mejor amigo, una amante arrepentida, un hijo con tendencias solidarias, unos vecinos fiesteros, unos obreros polacos pepegoterianos... todos parecen confabularse para impedirle disfrutar de dicha tranquilidad a pesar de que Michel pone todo su empeño en dedicarse tiempo a sí mismo.

La comedia frenética No molestar supone el retorno de Patrice Leconte al humor tras el drama de época La Promesa. Adaptación de la obra de teatro de Florian Zeller Une heure de tranquilité, en el salto a la gran pantalla ha conservado ese marcado acento teatral en tanto que la trama se basa en los diálogos y se desarrolla casi en su totalidad en un sólo escenario -por eso notamos reminiscencias de otras comedias "galas" de guerras dialécticas como Un Dios salvaje o El nombre.


La hilaridad viene marcada por una continua exageración extrema de las situaciones que tienen lugar en la casa de Michel. Tanto los personajes como los desencadenantes en sí son hiperbolizados en pos de arrancar desde la raíz cualquier migaja humorística. En mi opinión, esto puede funcionar durante los primeros minutos pero el guionista se deja llevar por esa tendencia hasta rozar lo absurdo, logrando el efecto contrario. Conforme pasan los minutos, tanto enredo, tanto personaje, tanto chiste fácil, provoca una sobresaturación que eclosiona en un suspiro de insatisfacción.

La frase promocional para vender la película es "La nueva comedia del protagonista de "Dios mío, ¿pero qué te hemoshecho?". A nuestro compañero también aquella le pareció una comedia de mal gusto como me lo parece esta a mí. El rizar el rizo por encima de lo rocambolesco conlleva que la risa, ni siquiera un pequeño rictus, aparezcan por el rostro. Y el pobre Christian Clavier, histriónico -aunque menos que sus compañeros de reparto- y pasado de vueltas, danza con un personaje feo, de complicada empatía, egoista, charlatán y prepotente. Lo mejor, como casi siempre, el papel de nuestra querida y carismática Rossy De Palma como esa chacha metiche y mal hablada. 

 4/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...