miércoles, 3 de junio de 2015

Juego de Tronos 5x08: Hardhome. La batalla de los Tres Ejércitos


Llega el octavo episodio de Juego de Tronos presentando el nivel que todos deseábamos ver desde hace tiempo. Sin duda hay capítulos anteriores que han alcanzado un gran clímax, pero el de esta semana probablemente sea el mejor capítulo de toda la serie. Además, según la dirección que toma, la trama central se sitúa en el norte con el devenir de Jon Nieve. Si no has leído el recap anterior, clica aquí.


Miguel Sapochnik, al igual que en el capítulo anterior, es el encargado de avanzarnos más detalles sobre las distintas tramas que engloba. En primer lugar arrancamos en Desembarco del Rey, donde se aprecia a una demacrada Cersei Lannister en su celda. No la habíamos visto en estas condiciones en las cinco temporadas, pero el Septón Supremo está revolucionando la capital y Cersei no iba a ser menos en sufrir las consecuencias. Y más con sus antecedentes.

También se muestra un pequeño avance en Invernalia, pero al igual que la anterior, el peso que establece Sapochnik es ínfimo respecto a las dos vertientes principales. La primera de estas se encuentra en Meereen, con el encuentro entre Tyrion Lannister y Daenerys Targaryen. Como era de esperar, el carácter sutil de Tyrion aflora para convencer a la Madre de Dragones de que es el consejero más valioso que pueda tener. En base a la conversación entre dos de los personajes más queridos de la serie, parece que sus destinos se alejan por un tiempo de Poniente, por lo que el objetivo de lograr el trono de hierro tendrá que esperar. Todo indica que Tyrion la proporcionará los valores más adecuados para convertirse en la justa reina que desea ser.

Otra de las tramas que apenas avanza se sitúa en Braavos con el transcurso de Arya en convertirse en una persona “sin rostro”. Jaqen H’gar trata de confiar en su transformación y la manda a relacionarse al exterior con otra identidad. Resulta ciertamente equívoca la inclusión de esta trama ya que tampoco muestra grandes progresos.


Finalmente llegamos a la mejor parte del episodio, que se encuentra en el norte con la búsqueda de los clanes salvajes restantes por parte de Jon Nieve y Tormund. En su llegada, el recibimiento es el que esperaban basado en la desconfianza por la alianza formada entre Tormund y el Lord Comandante de la Guardia de la Noche. La explicación es clara y concisa, unirse para combatir a los caminantes blancos. Sin embargo, cuando todo parecía que la situación quedaría así, se produce un giro inesperado que cambiará el devenir de la serie. Aparecen de repente los caminantes blancos.  En este momento se genera una de las batallas más inesperadas y sorprendentes, sobre todo por la difícil forma de hacer frente a los caminantes blancos. Por momentos, sin palabras. Además resulta ciertamente parecido la relación con la batalla de los Cinco Ejércitos que se produce en ElHobbit, aunque en este caso se trata de la raza de los hombres, los salvajes y los caminantes blancos.


Durante la batalla hay una serie de escenas que dejan boca abierto al espectador como la lucha producida entre Jon y un general del ejército de los caminantes, la rapidez con la que éstos pasan por encima de sus oponentes o el estruendo silencio final que se produce cuando todos los muertos se levantan a la orden de otro general de los caminantes blancos.


El noveno capítulo traerá fuertes expectativas que serán difíciles de superar tras el gran nivel mostrado. Ante la complicada superioridad de los caminantes, ¿Cómo serán capaz de afrontarlos en el norte?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...