miércoles, 10 de junio de 2015

Cherry Pie. Huida hacia adelante


Título original:
Cherry Pie
Año:
2013
Fecha de estreno:
12 de junio de 2015 
Duración:
85 min
País:
Suiza
Director:
Lorenz Merz
Reparto:
Lolita Chammah, Marie-Claire Boscher, Fiorella Campanella, Henrie Campanella, Orfeo Campanella
Distribuidora:
GoodFilms


Cherry Pie no es una película fácil. Tal vez ni siquiera sea una película, sino una carrera contrarreloj entre una mujer, Zoé, y su pasado más cercano. El director echa a su personaje a correr, huyendo de situaciones que no nos cuentan, pero que tampoco necesitamos. Lorenz Merz maltrata a su protagonista a kilómetros y kilómetros de carreteras como solo alguien que ha dado forma a la historia podría hacer.

Zoé vaga por el mundo sin destino buscando algo que la obligue a parar. La desesperación del personaje por alejarse lo máximo posible pronto se convierte en algo distinto cuando Zoé parece darse cuenta de que no puede huir de sí misma. La cámara no se despega de ella ni un solo segundo, dándole a la película en cierto tono de drama intimista que se aleja de lo convencional, pero que logra transmitir esa sensación de dejadez y desasosiego.

Cherry Pie. Huída hacia adelante

En cierto punto, Zoé desaparece y ya solo vemos una imagen fría y algo desconcertante de una mujer entre primeros planos e hipnóticas imágenes de lo cotidiano. Olas, pájaros, tráfico. Es entonces cuando descubrimos a la verdadera protagonista del filme: la soledad. Zoé está sola, pero solo cuando parece perdida es cuando tiene la oportunidad de encontrarse. Y como si solo existieran la cámara y ella, la mujer nos utiliza como cómplices cuando decide subirse a un coche y vivir la vida de una desconocida.

Cherry Pie traslada entonces a su personaje a otro lugar bien distinto, en el espacio y en el tiempo, pero sobre todo interiormente. Merz saca a Zoé de un pasado tormentoso y la coloca es un presente de exceso, un presente de mentira que traspone la incomodidad de la mujer al espectador. Y nos la deja ahí, mientras vemos como la protagonista se reinventa y se autodestruye.

Cherry Pie. Huída hacia adelante

En definitiva, Cherry Pie es una pieza que conjuga desconocimiento, grises y sombras. Una mezcla difícil de llevar teniendo en cuenta que no sabemos nada de la protagonista, ni lo que siente, ni lo que no. Cherry Pie nos hace pensar en todo aquello en lo que no piensa Zoé. Es una mirada triste al vacío de la soledad. Un drama interior que tienes que saber interpretar. Los últimos trozos de una tarta ácida, pero solo si te gustan los postres.

6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...