domingo, 28 de junio de 2015

Atlántida Film Fest. Todo parecía perfecto.


Título original:
Todo parecía perfecto
Año:
2014
Atlántida Film Fest:
Sección oficial
Duración:
76 min
País:
España
Director:
Alejo Levis
Reparto:
Jordi Rico, Andrea Trepat, Clara Gali






La experimentación es necesaria para el avance de todo arte, aunque también sea necesario que la mayoría de muestras del arte en cuestión queden relegadas a una ambición más superficial que artística, para que los experimentos rompan con aquellos productos menos trascendentes. El cine comercial no tiene nada de malo, asegura la venta de entradas, permitiendo que haya una industria. Pero la industria no debería eclipsar, de manera tan excesiva como ocurre en el cine, a las piezas más pequeñas, que quedan muy desplazadas. Afortunadamente internet nos brinda la oportunidad de conectar con propuestas que no llegan a las manos de los exhibidores –o al menos a las de los españoles-, y Todo parecía perfecto es un gran ejemplo de película que rara vez veremos en el cine, pero cuyo paso por las salas podría quitar unos cuantos prejuicios a la gente sobre el cine de nuestro país.


La película de Alejo Levis parte de una premisa interesante, un hombre que trata de recrear un sueño en el que besó a la chica de sus sueños, valga la redundancia. Aunque eso realmente solo sea el principio de la cinta, que transcurre de manera imprevisible durante el resto del metraje. Rara vez sabemos más que la pareja protagonista, cuyos sueños se entrelazan con la realidad en un intento por alcanzar la felicidad a partir de esfuerzos por volver a vivir aquello que se ha soñado. Esas representaciones de lo soñado dotan de un toque de surrealismo a la cinta, que forma parte de su peculiar encanto. Pero no dejamos de encontrarnos ante una película romántica, aunque tenga un desarrollo un tanto extraño.

A veces resulta difícil disociar lo onírico de lo real, ya que la localización aparentemente idílica en la que se encuentran durante buena parte de la película no parece corresponderse demasiado con la realidad. El avance temporal de la historia no queda demasiado claro, aunque todo funciona de manera que el chico y la chica pasen por las diversas etapas de la relación en un período de tiempo muy compacto. Afortunadamente la obsesiva recreación inicial del sueño no acapara todo el metraje, sino que más adelante los sueños tienen importancia pero no buscan ser reinterpretados al mínimo detalle. Esas reminiscencias de los sueños son semillas que se siembran para lograr la felicidad de la otra persona, que es probablemente el objetivo de toda relación, y también lo más difícil de conseguir. Pero Freud ya se dio cuenta hace tiempo que los sueños no encierran siempre lo mejor de nosotros, y puede acabar resultando algo cargante que se esté continuamente tratando de recrear algo en vez de disfrutar más del presente con la otra persona.

El experimento de Levis no sale mal parado teniendo en cuenta que el planteamiento no era sencillo. La imagen está muy cuidada, los dos protagonistas hacen un gran trabajo y la película irradia un encanto incuestionable. Tiene altibajos por la actitud algo cansina del chico, pero Todo parecía perfecto es una propuesta a tener en cuenta.

7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...