jueves, 7 de mayo de 2015

Suite francesa. Amor enemigo


Título original:
Suite française
Año:
2014
Fecha de estreno:
8 de Mayo de 2015  
Duración:
107 minutos
País:
Reino Unido
Director:
Saul Dibb
Reparto:
Michelle Williams, Matthias Schoenaerts, Kristen Scott Thomas, Sam Riley, Margot Robbie, Ruth Wilson, Alexandra Maria Lara, Tom Schilling, Eileen Atkins y Lambert Wilson
Distribuidora:
Entertainment One Films Spain


Parece que, muchas veces, no tenemos constancia de que una historia existe, hasta que no se lleva a la gran pantalla, aunque venga precedida de una novela de éxito como Suite francesa, traducida a treinta y nueve idiomas. La obra cumbre de Irène Némirovsky, que se encuentra entre los grandes escritores  franceses del siglo XX, fue descubierta por sus hijas y publicada más de sesenta años más tarde. Aplaudida por crítica y público (se llevó el Premio Renaudot entre otros reconocimientos), la adaptación de la obra al séptimo arte, llega este viernes a las salas bajo la dirección de Saul Dibb.


Ambientada en los años 40, Suite francesa, cuenta la historia de Lucile Angelier (Michelle Williams), una joven que lleva una sofocante existencia, junto a su controladora suegra (Kristen Scott Thomas), mientras espera noticias de su marido, prisionero de guerra. Aunque al principio, Lucile no presta atención a Bruno (Matthias Schoenaerts), oficial alemán que se instala en su casa, al final acabará cayendo en sus encantos.


La historia de amor entre ambos, que ocupa la trama central, es precisamente lo que menos funciona del largometraje. A pesar de la insistencia del filme en mostrar una apasionante relación amorosa, entre al fin y al cabo dos enemigos de guerra, las idas y venidas de estos no consiguen emocionar al espectador. Algo de lo que no tienen culpa sus dos protagonistas, Michelle Williams y Matthias Schoenaerts, que están más que a la altura con unas interpretaciones notables. El resto del reparto, con secundarios de lujo como Lambert Wilson, Margot Robbie o Tom Schilling, también deja buen sabor de boca, sobre todo Kristen Scott Thomas, que encarna con maestría el papel de suegra maligna. 





La adaptación, escrita por Saul Dibb y Matt Charman, deja algunos momentos aburridos debidos a un guion lineal y sin sorpresas. La tensión, por otro lado, está más que conseguida en el filme que pone los pelos de punta sobre todo gracias a las escenas bélicas. También es verdad que la ocupación de los nazis estremece siempre, pero en Suite francesa está muy bien narrada con una producción notable y con una banda sonora que pone los pelos de punta desde que comienza la proyección. La música de Rael Jones es posiblemente uno de los puntos fuertes de la cinta. 

Sin duda alguna, lo importante de Suite francesa, es su autora, Iréne Némirovsky, que te acerca a los fatídicos años de la Segunda Guerra Mundial, en primera persona. La película, una producción comercial a toda costa, gana muchos puntos gracias a ella. Es decir, el largometraje es recomendable pero si pueden leer la novela, mejor que mejor.


7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...