lunes, 27 de abril de 2015

Qué extraño llamarse Federico. Recordando a Fellini

Título original:
Che Strano Chiamarsi Federico
Año:
2013
Fecha de estreno:
30 de Abril de 2015  
Duración:
96 min
País:
Italia
Director:
Ettore Scola
Reparto:
Vittorio Viviani, Tommaso Lazotti, Giacomo Lazotti
Distribuidora:
Surtsey Films



Tras 10 años desde que dirigiera su última película, en 2013 y aprovechando el vigésimo aniversario de la muerte de su gran amigo Federico Fellini, Ettore Scola estrenó el máximo homenaje que le podría hacer a su gran amigo, confidente y mentor. Una lástima que no se hubiera estrenado cuando tocaba en nuestro país, pero mejor tarde que nunca.





Qué extraño llamarse Federico narra la vida y carrera de Fellini de un modo peculiar, haciendo énfasis en la amistad que unió a ambos directores desde que se conocieron en la redacción de la revista satírica Marc’Aurelio hasta momentos de grandes logros para el cineasta tanto en su país natal, Italia, como en el resto del mundo, mostrando por qué es, incluso hoy en día, uno de los mejores directores que ha habido en la historia del cine.

Desde principio a fin, emociona por la evocación que hace Scola hacia el arte que creó su amigo Fellini. Esta obra se puede decir que tiene los elementos del cine documental por recursos como la intervención de un narrador o la utilización de fotos y videos de archivo de las películas de Fellini, pero también incorpora la recreación de la vida de ambos directores mediante actores que imitan a ambos cineastas. Vemos muchas anécdotas que hasta ahora sólo estaban en el recuerdo de Scola y que ahora, gracias a este homenaje, podemos conocer.


Lejos de recurrir a ser un documental biográfico de Fellini, hace una trayectoria lineal desde el primer momento que ambos coincidieron hasta que se dijeron el último adiós, alternando escenas en blanco y negro con otras a color para marcar distintas etapas de la vida de ambos tal y como se hizo en el cine con la transición del cine en blanco y negro al de color.

Aún cuando es inevitable que el propio Scola aparezca durante todo el metraje, es el narrador omnipresente que se pasea por cada uno de los escenarios recreados en el mítico estudio 5 de Cinecittà, sacándonos de las recreaciones ficticias y volviéndonos a la realidad del documental, el que centra el protagonismo en Fellini, hablando de una manera más objetiva de la que lo hubiera hecho Scola si estuviera él ahí narrando.



Conocemos a personajes muy pintorescos en los largos paseos en coche que hacía Fellini de los cuales descubrimos que sus historias, vivencias y conversaciones inspiraron al director durante años, nutriendo las obras que a día de hoy son, sobre todo, referencia en el cine italiano. Cada recurso, cada puesta de escena o elementos principales que caracteriza el cine de Fellini están incorporados en Qué extraño llamarse Federico. Aún cuando la muerte del director es una realidad que no se puede cambiar, Scola nos hace pensar que en realidad su muerte es otra mentira que nos cuenta Fellini, mostrando con escenas de sus películas que aún sigue vivo.

Nos encontramos aquí, en definitiva, un homenaje hecho desde la más profunda inspiración, respeto y añoranza de un director a otro, que nos habla tanto de la magia del cine como la magia que hay detrás de la película más importante: la vida.

8,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...