viernes, 10 de abril de 2015

Mortdecai. El inconfundible histrionismo cansino deppiano.

Título original:
Mortdecai
Año:
2015
Fecha de estreno:
10 de abril de 2015
Duración:
107 min
País:
Estados Unidos
Director:
David Koepp
Reparto:
Johnny Depp, Ewan McGregor, Gwyneth Paltrow, Olivia Munn, Paul Bettany, Jeff Goldblum, Ulrich Thomsen
Distribuidora:
eOne


Desde que hace más de una década Johnny Depp encarnara por primera vez al filibustero Jack Sparrow -nominación a un Óscar incluida-, su carrera se desliza por un tobogán infinito. Sparrow marcó un punto de inflexión que ha hecho aflorar el lado más histriónico de Depp. Desde entonces, sus personajes le permiten dar rienda suelta a los aspavientos y la exageración, desde el citado pirata, al indio de El llanero solitario, pasando por el lobo de Into the woods o el hiperbólico Guy Lapointe de Tusk y, por supuesto, el pícaro marchante de arte de Mortdecai.

Charlie Mortdecai está arruinado. Sus tiempos como un ingenioso marchante de arte han tocado fondo y trata de sobrevivir con artimañas de dudosa moralidad. Cuando desaparece un cuadro de Goya, el agente secreto Martland (Ewan McGregor) le pedirá ayuda para encontrarlo. Mortdecai, junto a su inseparable Jock (Paul Bettany) se embarca en una aventura que le llevará a enfrentarse a peligrosos enemigos mientras su matrimonio con la hermosa Johanna (Gwyneth Paltrow) se va deteriorando.


Mortdecai está basada en el personaje creado por el escritor Kyril Bonfiglioli, siguiendo la estela de La pantera rosa o el espía británico Austin Powers. Pero, al menos en la adaptación cinematográfica, la esencia de parodia se difumina entre tanto chiste fácil y gag de baratillo. El director David Koepp (guionista, entre otras, de Misión Imposible o Jurassic Park) vuelve a colaborar con Depp tras La ventana secreta con un resultado harto decepcionante. Gran parte del chasco se debe a la construcción de excesos en torno al personaje de Depp.

Y es que el de Kentucky lleva repitiendo el mismo rol ya demasiados años. Se nota que Mortdecai es una historia escrita sin complicaciones que confía en el nombre de su famoso reparto -y eso que las recaudaciones con Depp como estrella de la función van cayendo en picado- para atraer el público a las salas. En Mortdecai, Depp muestra un histriónico e histérico repertorio sobreactuado de muecas y exageraciones varias que desde el primer minuto con la narradora voz en off con ese afectado acento británico, sin haberle visto siquiera gesticular, ya sabemos que nos va a saturar. 


E, igual que se sobreaprovecha a Depp, el resto del cásting está desaprovechado. Ewan McGregor se desvanece cual policía infiltrado, Gwyneth Paltrow intenta ser algo más que la mujer florero del protagonista, las apariciones de Goldblum o Thomsen se reducen a la mera anécdota y Paul Bettany, como el incondicional lacayo de Mortdecai, es el único que tiene escenas para su lucimiento.

Qué pena que ese lucimiento vaya asociado a unos estúpidos gags repetitivos con Charlie Mortdecai de por medio, para no variar la tónica general de la película. El último filme de David Koepp acaba resultando cansino por el desmesurado protagonismo de los tics “deppianos” a pesar de tener unos cuantos momentos inspirados sobre todo cuando se olvida de la comedia y se focaliza en la acción y el misterio en torno al goya. 

4/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...