miércoles, 22 de abril de 2015

La pirámide. La maldición del found footage.

Título original:
The Pyramid
Año:
2014
Fecha de estreno:
24 de Abril de 2015  
Duración:
89 min
País:
Estados Unidos
Director:
Grégory Levasseur
Reparto:
James Buckley, Denis O'Hare, Ashley Hinshaw, Christina Nicola, Amir K, Faycal Attougui
Distribuidora:
Fox



Las modas se contagian más rápido en Hollywood que en un instituto, y cuando se ve que un cierto estilo resulta rentable y llama la atención se explota hasta la saciedad. El found footage ha estado presente en un buen número de producciones a lo largo de los últimos años, en algunas ocasiones de manera justificada y original, y en la gran mayoría de los títulos como una excusa para tratar de introducir al espectador a la fuerza en el relato. En mi opinión, uno de los referentes de esta cámara subjetiva ininterrumpida es Chronicle, de Josh Trank, ya que logró crear una atmósfera característica empleando ese estilo, que encajaba con la historia que estaba contando y sobre todo estaba bien integrado, no era un recurso al azar. Al igual que la fiesta de Project X no habría sido igual si no se nos hubiera invitado a entrar en la casa como si fuéramos el cámara. Pero en La pirámide el found footage toca fondo y no pararás de desear que nadie se hubiera encontrado ese metraje.


La premisa de la película ya suena bastante ridícula: un grupo de arqueólogos acompañados por una reportera y su cámara entran en una pirámide que había estado oculta en Egipto y en la cual se encontrarán con amenazas como gatos sagrados asesinos, infecciones, arena, pinchos y dioses para rematar la faena. Por si quedaba alguna duda, a nivel técnico la película no supera al guión, ya que salta del found footage a la tercera persona cuando le viene en gana, perdiendo cualquier impacto que pudiera tener el recurso. Y como no hay dos sin tres, el reparto es la guinda del pastel. Los actores no tienen ningún tipo de química, y en vez de generar en el espectador el deseo de que encuentren la salida, lo único que se espera es que mueran lo antes posible para evitar el sufrimiento.

Entre los giros dramáticos más elaborados de la película nos encontramos con una conversación entre los componentes del grupo, que acaban de caer desde una altura considerable sin sufrir ningún daño físico y de repente a uno le cae una roca gigante encima, totalmente injustificado, pero lo peor es que da igual. No se logra ninguna implicación, ni credibilidad a la hora de que el espectador se sienta parte de la intriga, ya que todo parece tan superficial, falso y tan mal llevado que es imposible creérselo durante más de un par de segundos seguidos. Es cierto que el hecho de que sea tan ridícula da pie a varias carcajadas a lo largo de la película, ya que se convierte en una parodia de sí misma, por lo que si ese era el objetivo de su director, no queda más que aplaudirle. Y si su verdadera intención era atemorizar a la gente, poco hay que reconocerle en ese caso.


En definitiva, La pirámide es la típica película que en el marco de un festival del género o en estado de embriaguez puede resultar entretenida, aunque en ningún momento roce la posibilidad de dar algún susto. Cargada de guiños compulsivos a Alien, como la amenaza constante y desconocida de un ser terrorífico, que cuando se muestra pierde cualquier tipo de impacto; con un guión que rebosa frases lapidarias y personajes prescindibles; y un estilo de grabación cada vez más obsoleto debido a películas como esta.

2/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...