martes, 17 de marzo de 2015

Pride. La película que emocionaría a Harvey Milk.


Título original:
Pride
Año:
2014
Fecha de estreno:
19 de Marzo de 2015
Duración:
120 min
País:
Reino Unido, Francia
Director:
Matthew Warchus
Reparto:
Ben Schnetzer, Bill Nighy, Imelda Staunton, Dominic West, Paddy Considine, George MacKay, Andrew Scott, Jessica Gunning
Distribuidora:
Golem


Han pasado tres décadas desde que en el verano de 1984, un grupo de jóvenes activistas gais y lesbianas hicieran historia al unirse y apoyar a la famosa huelga de mineros que se produjo en pleno gobierno de la derechista y conservadora Margaret Thatcher. Este hecho insólito, por extraño que parezca todavía no había sido llevado el cine, y es que los sucesos detrás de Pride tienen materia prima para convertirse en todo un referente a la hora de contar historias.



Todo comienza cuando un grupo de activistas LGBT encabezados por el líder Mark Ashton (Ben Schnetzer) deciden recaudar fondos para ayudar a las familias de los trabajadores que están en huelga con el lema “Lesbians and Gays Support the Miners”. Los problemas empiezan cuando el sindicato no acepta su dinero, así que toman la decisión de viajar en una furgoneta a un pueblo minero del norte de Gales con la intención de ganarse la confianza de los huelguistas y sus familias demostrándoles que ambos están en una lucha común, y lo más importante, que la unión hace la fuerza. 
Este reivindicativa acción no les supondrá una tarea fácil pero mediante un estupendo y sensible guion que combina a la perfección el drama y la comedia, al final ambas comunidades acabarán entendiendo que son muy pocas las diferencias que los separan y muchas las similitudes que los unen. Y es que, la principal razón que hace que esta película sea tan efectiva es el poderoso y necesario mensaje que transmite, desgraciadamente más olvidado de lo que debiera en una actualidad preocupada por asuntos banales. No hay que olvidar que somos herederos de aquellas manifestaciones que se formaron a base de tolerancia y proyectos comunes, y como tal, les debemos un respeto y seguir con la tarea que ellos empezaron, y que desde luego, está lejos de estar terminada.  


No me cansaré de repetir el buen equilibrio que tiene Pride como producto, son muchas las veces que vemos películas que intentan abarcar demasiada temática y en realidad no acaban hablando de nada, y es que de una forma sencilla y honesta el film de Matthew Warchus consigue hablar de temas tan variados como: la intolerancia, la amistad, los primeros amores, la emancipación, el feminismo, el auge del VIH, la solidaridad, las relaciones matrimoniales…y ninguno parece más importante que otro, todos tienen su momento en la trama.

Pero como es lógico, ninguna película funciona sin unos actores que la sostengan, y aquí tenemos un festival de actores británicos de distintas generaciones que dan lo mejor de sí mismos, es un reparto extraordinariamente coral donde cada uno tiene una personalidad marcada. La película acierta en poner rostros desconocidos en el papel de los jóvenes luchadores, mientras que para los veteranos, apuesta por caras más conocidas y experimentadas como Imelda Staunton (Vera Drake), Bill Nighy (Love Actually) o Dominic West (The Affair) entre otros. 

Bill Nighy, que interpreta a uno de los mineros que están en huelga dijo en una entrevista: creo que el espectador se sentirá francamente mejor al salir del cine que cuando entró. Porque habrá visto una sorprendente historia de coraje e ingenio y habrá conocido a personajes poco habituales en el cine. 
Pongo estas palabras porque me siento francamente identificado con ellas, y no solo yo, muchas personas que ya han podido disfrutarla me manifiestan la misma sensación de alegría, de reivindicación y de ganas de transformar el mundo.
Su marcado carácter de universalidad hace de Pride que sea algo que vaya más allá de una lucha conjunta de mineros y homosexuales, su mensaje es extrapolable a cualquier reivindicación justa, y esa es la razón por la que se ha hecho, porque si algo demuestra esta película es que el legado de Harvey Milk sigue vivo. Y debe de seguir estándolo. 


No os dejéis engañar por la temporada de premios ni por campañas publicitarias agresivamente orquestadas, la verdadera peli british del año no es The Imitation Game, ni mucho menos La teoría del todo, la joya de la corona es una película mucho más sencilla, agradable y disfrutable, y su nombre es PRIDE.  

9/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...