jueves, 5 de marzo de 2015

Maps to the Stars. La meca del cine, fábrica de pesadillas

Título original:
Maps to the Stars
Año:
2014
Fecha de estreno:
6 de marzo de 2015  
Duración:
112 min
País:
Canadá, Francia, Alemania y Estados Unidos
Director:
David Cronenberg
Reparto:
Julianne Moore, Mia Wasikowska, John Cusack, Olivia Williams, Evan Bird, Robert Pattinson, Sarah Gadon y Carrie Fisher
Distribuidora:
Vértigo


Personalmente tenía muchas ganas de ver la nueva película del peculiar David Cronenberg, son varios los motivos que hacían de Maps to the stars una de las películas más esperadas por mi parte, pero como dicen en Into the Woods: "hay que tener cuidado con lo que se desea." Ya que es muy fácil caer en las altas expectativas y luego salir frustrado de la sala cine cuando tus intenciones iniciales antes de sentarte en la butaca eran las de proclamar la película en cuestión como la gran obra que estabas esperando ver.

Por suerte para mí, Maps to the Stars fue esa estupenda película que estaba deseando ver, y es que esta vez había muchas características que facilitaban que conectara con ella, ya que soy un gran admirador de las películas que hablan  sobre la industria del cine, no en vano películas como ¿Qué fue de Baby Jane?, Ed Wood o Mulholland Drive tienen un lugar privilegiado en mi memoria cinéfila.


En esta ocasión el guión no lo firma Cronenberg, sino Bruce Wagner, un novelista conocido por su afilada y crítica visión hacia la ciudad de Los Angeles. Y es que su visión podrida, egoísta y sobre todo narcisista de la meca del cine hace que su primera colaboración con el director de la polémica Crash haya sido todo un éxito, porque ambos muestran una visión clara, y no precisamente positiva, de la industria cinematográfica.

La historia no deja de ser una moraleja sobre la popularidad en estos días y como el ser humano está sujeto a esa estúpida idea de que consiguiendo más atención mediática conseguirá la ansiada felicidad que todos anhelamos tener, pero nada más lejos de la realidad…

No deja de ser irónico (y representativo) que a lo largo del 2014 y 2015 hayan ido llegando películas donde le dan una patada en la boca a ese concepto tan contradictorio como es el “American Dream”. Perdida, Birdman, Nightcrawler, Foxcatcher, Whiplash, A Most Violent Year o Maps to the Stars nos recuerdan el lado oscuro que supone entregarse a los sueños y superación personales.


La película sigue los pasos de Agatha, una joven que llega desde Florida a Los Angeles dispuesta a triunfar en la industria del cine y donde se convierte en la asistente personal de Havana Segrand, una actriz cincuentona y mentalmente atormentada por el espíritu de su madre muerta y por el papel cinematográfico que la hizo famosa a su progenitora y que ahora lucha por interpretar ella. A todo esto, en el camino de Agatha hacia la gloria se cruzarán un arrogante y despótico actor infantil, la madre de éste, un masajista con aires de grandeza, un chófer aspirante a guionista y la mismísima Carrie Fisher. Con semejante fauna pululando por un ambiente mal sano en manos del creador de películas como Inseparables, La mosca o Un método peligroso nada podía salir mal. Y es que esta historia le viene a Cronenberg como anillo al dedo, si uno repasa su filmografía encontrará en esta retorcida fábula varios elementos comunes atados a su perverso cine, tales como: la doble identidad, los fantasmas del pasado, el incesto, la sangre, desfiguraciones faciales, un humor negro y cruel y por supuesto sexo automovilístico. Y es que si algo ha dejado claro el canadiense a través de su obra es que las relaciones sexuales con coches de por medio son marca de la casa, basta recordar su anterior película Cosmópolis para dar fe de ello.

La australiana Mia Wasikowska sigue su ascenso en el mundo del cine y vuelve a demostrar un enorme carisma que ya deja claro en películas como Stoker, Solo los amantessobreviven, Los chicos están bien o en El viaje de tu vida. Está consiguiendo a base de buenas y arriesgadas elecciones que olvidemos que un día fue la protagonista de ese taquillazo burtoniano que fue Alicia en el país de las maravillas.

Y que decir de la reciente ganadora del Oscar a la mejor actriz, Julianne Moore, su Havana Segrand se convierte automáticamente en uno de sus más icónicos papeles, por su recreación de una actriz de mediana edad que lucha contra sus propios demonios en un mundo donde le han dado la espalda y la han renegado a vivir de su propia y miserable nostalgia. La pelirroja se entrega a fondo demostrando una vez más lo buena actriz que es, y es que por este papel ha sido recompensada por el pasado festival de Cannes y Sitges con el premio a la mejor actriz, así como una nominación a los Globos de Oro.


En conclusión, esta película es obligada para cualquier amante del cine, no hay duda de que volveré a verla cuando se estrene, porque una película que contiene referencias a El Mago de Oz, a Anne Hathaway, a Star Wars o a Jim Carrey solo puedes rendirte ante ella y disfrutarla aunque eso suponga que te pienses dos veces tu idea de soñar con vivir en un mundo tan artificial como es Hollywood.

                                     9/10     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...