lunes, 9 de marzo de 2015

12ª Muestra Syfy. Último día: LFO, Jamie Marks is dead, A girl walks home alone at night, Under the skin y valoración final.




Y así es. Una vez más, esta fiesta del cine fantástico llega a su fin. Tras cuatro días intensos y para todos los gustos, toda decirle "hasta el año que viene". Y qué mejor forma de despedirla que haciendo la crónica de lo que dio de sí el última día y la valoración general de esta 12ª Muestra Syfy. Para el día de ayer, nos tenían preparados sesión de  hipnosis con megalomanía incluída, romance fantasmahomodramático (vaya palabro me acabo de inventar), vampiros hipster-skaters y la Johansson como un alien seductor y subcionador de cuerpos masculinos. Día completo, vaya.


Desde Suecia empezaba la tarde con LFO, un drama psicológico que va evolucionando poco a poco a una comedia, lo que te deja en principio algo descolocado. Un hombre con problemas psicológicos inventa una máquina capaz de hipnotizar a través de ondas sonoras. La primera parte de la película se hace algo pesada y lenta, pues tira mucho de repetición de patrones en los múltiples intentos y ensayos del protagonista con sus vecinos hasta que va conociendo el alcance de su invento y sus múltiples posibilidades. Además, paralelamente tiene visiones de su mujer e hijo, fallecidos en un accidente de coche del que él es culpable. Esto hace que a la película le cueste coger el punto, y cuando se desata la melena, te pille casi por sorpresa. Queda como una propuesta buena e interesante a la que quizás con un mejor desarollo nos habría "hipnotizado" más. Curiosa en cualquier caso.

No podemos decir lo mismo de la siguiente película, Jamie Marks is dead, lamentablemente. Este despropósito que vendría a ser algo parecido a si The lovely bones hubiera caído en manos de David DeCoteau y quisiera darle profundidad al asunto. La película cuenta la historia de Jamie Marks (un hermano gemelo de Harry Potter, seguramente), un alumno que recibe acoso escolar hasta que aparece muerto un día. Debe ser uno de los chavales que recibe acoso más cachas que existen, la verdad... Pero claro, como salía media película sin camisa, debía lucir palmito. El caso es que Adam, un deportista que iba a su clase, se obsesiona con su muerte, hasta tal punto que se le acaba apareciendo, entablando amistad con él (o romance, no queda muy claro el límite en la película) y hasta en una escena se pone a jugar al frisbee con él (demencial). Y es que a Carter Smith (director de Las Ruinas, otra peli para olvidar) se le ha ido mucho con esta narración pretenciosa y absurdamente sin sentido, adornada por poco sutiles simbolismos homosexuales (como lo de encerrarse en el armario) que echan por tierra cualquier atisbo de seriedad de la película.

Antes de proyectar la película iraní, una de las más esperadas por nosotros de toda la muestra, se puso el cortometraje Splintertime, de artsita holandés Rosto.
Este cortometraje nos sumerje en un mundo onírico y surrealista donde unos hombres con caras deformadas, atacos con cadenas en la parte de atrás de un coche, viajan hacia un destino no descrito. Al final todo cobra cierto sentido y queda como una metáfora con gran acabado visual e imaginativa.


Y al final llegó. La verdad es que entre ésta y Under the skin, se juntaron dos propuestas muy arriesgadas para lo que acostumbra al público de la Muestra Syfy, pero que yo al menos agradezco de corazón esta confianza y apertura de miras, pues el género fantástico no sólo vive de efectos especiales y cachondeo, hay más allá. Y películas como éstas a las que es difícil acceder, verlas en pantalla grande (sobre todo con la fotografía que se gastan las dos mencionadas), es menos que un lujo, por bien que muchos pondrán en entredicho esto. Es cine de autor, con otro tempo y al que hayq ue asistir con otra mentalidad, eso es indudable. Es más cine de sensaciones y A girl walks home alone at night consigue absorverme como solo hace la magia del cine. ¿El argumento? Difícil de explicar... en resumidad cuentas va de una vampira que, con burka y camisa de rayas, se enbarca cada noche limpiando las calles de "malas influencias". En una de esas noches coincidirá con Arash, y todo tomará un nuevo rumbo. Con ecos al cine de Lynch o Jarmusch, la película de Ana Lily Amirpour aporta frescura al mito vampírico, además de erigirse como una de las mejores propuestas de la muestra. De hecho, las dos mejores tratan sobre vampiros... Una muestra, además, donde el componente femenino ha estado muy presente con fuerza, con personajes con carácter y en muchos casos, dominantes, como la que vendría a continuación.

Aquí también tuvimos racción de cortometraje con Ghost Train, de Lee Cronin. Esta historia corta presenta a tres chavales que para pasar una tarde deciden acercarse al tren del terror de una feria abandonada. Años más tarde, dos de ellos, ahora ya adultos, volverán al lugar para rendir tributo al tercero de ellos... Es una historia que no por obvia deja de tener su aquel, sobre todo por el buen trabajo de producción que hay detrás, con una buena localización, escenografía y ambientación que hicieron de una historia trillada, un cortometraje resultón.

Y ahora sí. Llegó la esperada Under the skin, y no defraudó. Tanto para detractores como para fanáticos, dio mucho de qué hablar, tanto es así que el twitter llegó a ser trendic topic por la noche. Y es que la obra de Jonathan Glazer no se anda por las ramas, y hace en Under the skin una película con pocas explicaciones, con ritmo pausado y situaciones un tanto surrealistas con infinitud de metáforas, para el que quiera sacarle punta al visionado. Quizás al principio puede costar entrar en la película, no lo pone fácil, pero una vez caes bajo el enbrujo de la hipnótica Scarlett Johansson, la película no te suelta. Y si bien todas las películas se disfrutan más en el cine, esta indudablemente gana enteros seguramente, por escuchar esa banda sonroa y ver esa fotografía como mandan los dioses fílmicos. Sin entrar en el saco de los maravillados por ella, sí me posicionaría más cerca de éstos de que sus detractores. La película respira cine y del bueno, aunque haya quien no lo sepa ver.

Y así terminó una jornada más de esta querida Muestra de Syfy. es verdad que este año ha habido menos propuestas de cara al divertimento y desfase, pero se ha compensado con películas interesantes y descubrimientos (para quienes no tenemos la suerte de ir a Sitges) que agradecemos de veras. Si se agradecería (si se admiten sugerencias) que se valore de cara al año que viene, de mirar el famoso tema de los subtítulos, de subirlos a la altura de la pantalla para disfrutar mejor las películas y no estar peleándote con el de adelante (o dos filas más delante! xD). se ha notado mucho en películas como Chappie o Lo que hacemos en las sombras, donde venían integrados en la película de por sí, que en el resto. Ahí queda la idea.

Pero no nos vamos a despedir sin hacer balance de notas personales de todas las películas vistas en estos cuatro días, clasificadas por colores según de más a menos recomendadas.
Y esperemos que la 13ª Muestra Syfy sea la de la buena suerte!

  • Mi vecino Totoro (8/10)
  • Lo que hacemos en las sombras (7,5/10)
  • A girl walks home alone at night (7,5/10)
  • Under the skin (7/10)
  • Chappie (6,5/10)
  • Spring (6,5/10)
  • Burying the ex (6,25/10)
  • Housebound (6/10)
  • Splintertime (Cortometraje) (6/10)
  • Ghost train (Cortometraje) (6/10)
  • Sangre de unicornio (Cortometraje) (6/10)
  • Song of the sea (6/10)
  • LFO (5,5/10)
  • Goodnight Mommy (5,5/10)
  • Safari (Cortometraje) (5,5/10)
  • Cub (4/10)
  • Tokyo tribe (3,5/10)
  • Jamie Marks is dead (3/10)
  • 365 (Cortometraje) (3/10)
  • Crazy bitches (1/10)
  • Hunger of the dead (Hunger Z) (No vista)

- Películas de obligada visión 
- Películas recomendables
- Películas interesantes
- Películas prescindibles o para ver sin exigencias
- Malas películas


También puedes leer las crónicas de los días anteriores de la Muestra:

Día 1
Día 2
Día 3
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...