domingo, 8 de marzo de 2015

12ª Muestra Syfy. Día 3: Mi vecino Totoro, Song of the sea, Goodnight Mommy, Spring, Cub y Crazy Bitches.




Tal y como prometimos, seguimos al pie del cañón y al poco de finalizar la crónica del segundo día ya estábamos volviendo de nuevo a los cines Callao para reencontrarnos con la infancia. Bueno, realmente no vi Mi vecino Tororo en la infancia propiamente, sino ya en la adolescencia, pero algunos padres si consiguieron ayer ponerles por primera vez y en pantalla grande, la joya de Miyazaki y los estudios Ghibli. Espero que sean los futuros espectadores de las futuras Muestras Syfy.

Qué decir de ella después de 27 años de su estreno... Es un ejemplo a seguir para el cine de animación, familiar e infantil, donde sencillez y humildad se dan la mano, donde no pasa "nada" pero sucede la magia. Se podría decir que es de las producciones de Hayao Miyazaki más infantiles y, por qué no decirlo, moñas, pero su encanto es ilimitado y en proporción a lo achuchable que es Totoro. Sabe de forma única e inigualable cómo retratar a niños y adultos para que parezcan lo que son, ni más ni menos. Niños que se comportan con naturalidad e inocencia, todo adornado con ese canto a la naturaleza tan propio del director. Una delicia.

Después de un par de horitas para comer y recoger fuerzas, y continuar de nuevo con la animación.

Song of the sea, segunda película del director Tomm Moore tras El secreto del libro de Kells, habla del folklore nórdico, en concreto sobre el mágico mundo de las selkies, bellos seres que podían transformarse de foca en mujer quitándose su piel y guardándola. Si alguien no la ha visto, de esta temática podría indagar en la película de John Sayles El secreto de la isla de las focas, que particularmente yo disfruté más aunque explique menos. La película de Moore sigue el estilo de animación tradicional pero nada tiene que envidiar visualmente a otras producciones digitales, pero debo decir que, al contrario que las opiniones generales de los espectadores de la muestra que dijeron salir emocionados, a mí me dejó algo tibio (al igual que su anterior película), no tenía la suficiente conexión con los personajes como para llegar a ese nivel de sensaciones. También debo reconocer que mi cansancio personal pudo pasarle factura y que la culpa no sea propiamente de la película... Lo intentaremos comprobar en el futuro con otro visionado, ya que Karma Films nos la estrenará por Mayo.

Desgraciadamente, esta sensación de "empezó bien pero no supo rematar", de propuestas interesantes que se quedan a medias sería algo generalizado en el día de hoy, y su mayor exponente quizás sea Goodnight Mommy. Enfocada en el impacto visual más que en crear un verdadero clima, al menos al principio se consigue crear expectación sobre los hermanos gemelos y la madre con la cara vendada por la reconstrucción facial que ha tenido recientemente. Es una pena, porque no es muy difícil hilar hacia la "sorpresa", porque más que pistas, el director deja casi el texto del guión sobre la mesa, y esto no sería problema si la película se enfocase de otro modo y no hacia el impacto, como decía, porque cuando llega el momento, ya no hay dicho impacto. Se va diluyendo su fuerza según avanza el metraje, llegando el momento crítico en la sonrojante escena de la Cruz Roja, que parece escrita como anexo y con desgana, no tiene sentido en la trama más que el de forzar una situación de falsa tensión, pero ridícula y carente de verosimilitud. Y ya da igual que luego le des al pegamento o hagas bricomanía con el cuerpo humano, ya todo suena a gratuito.

Antes de la siguiente película, se eligió el corto Sangre de unicornio de Alberto Vázquez para introducirlo. Fiel a su estilo visual y mezclando contraposición de conceptos como tiernos ositos con violencia y sangre, resulta curioso este ejercicio pero me acaba saturando la voz en off. Quizás por esto me gustó más su otro cortometraje, Birdboy, pero esta caza de unicornios por parte de un oso malhumorado y malhablado y su compañero más inseguro consigue al menos que lo recuerdes. 

Con Spring volvemos a la sensación de "de más a menos" que tuvimos con Goodnight Mommy. La diferencia es que aquí incluso había empezado bastante mejor, cuidando mucho diálogos y su personaje, las relaciones entre ellos y una fotografía minimalista de aire independiente que le viene bastante bien. Descubrimos una relación bastante especial dada la genética extraña de ella, que necesita regenerarse cada cierto tiempo si quiere seguir siendo bella, joven y vivir eternamente. Lo malo es que para esto debe quedarse embarazada y usar estas células madre para que su cuerpo mute y consiga un nuevo cuerpo joven, y su embarazo es bastante más particular que cualquier otro, ya que su inestable cuerpo cada poco muta hacia otros seres de la evolución que pondrán en peligro al enamorado protagonista. Muy interesante y bien llevada hasta cierto punto, en el que empieza a notarse estirada, los diálogos siguen y siguien hasta que nos resultan sobrantes y decae por no saber (re)cortar a tiempo. Se puede decir que se perdió algo grandioso por la pretenciosidad, aunque sigue siendo una película estimable.

De nuevo teníamos otro cortometraje introduciendo una película, solo que 365 no nos dejó, ni mucho menos, las mismas sencaciones.
Se supone que esta pequeña película de los hermanos McLeod captura una imagen (dibujo) por día en un segundo, y está dividido por los meses del año. El caso es que no tengo ni repajolera idea de cuál era la intención de los directores, es un ejercicio muy abstracto, experimental, donde la mayoría de imágenes no parecen tener relación alguna con el mes o entre sí. No está mal experimentar, pero digo yo que debería haber una base detrás de ello. Quizás la haya y yo no la he encontrado, si alguien tiene alguna explicaión, será bien recibida.

Cub es un slasher belga que prometía pero no estuvo a la altura, desgraciadamente. Y no lo estuvo porque la historia parece que les ha importado bien como, simple excusa para ponerse en acción, pero no deja muchos flecos abiertos como para pararlos por alto. La ambientación no está mal, pero también hay que decir que nos crearon unas expectativas que no se vieron satisfechas. Si la presentan como un asesino de Boy Scouts y luego prácticamente son éstos los que no mueren (sin entrar en detalles para no spoilear), aparte de olvidarse de personajes durante su transcurso... Digamos que está en la línea general del subgénero, pero yo, como seguidor habitual, necesito algo que lo diferencie del resto o al menos destaque minimamente. A las muertes les falta color (rojo) y a los personajes carisma. Poca leña en esta chimenea.

Pero la noche aún nos guardaba una sorpresa. No grata. Si el anterior slasher no funcionó como debía, aquí es que practicamente averguënza al género. Por ahí la tildaron como un capítulo más de Mujeres desesperadas, con menos sangre que en Médico de familia, para que os hagáis una idea. También se dijo que logró superar en ñordo a Hunger od the dead, y eso que estába difícil la cosa...
Nosotros, al igual que unos cuantos antes, reconocemos que fuimos de los que salieron a mitad de peli, llevábamos como tres cuartos de hora y sólo habían matado a dos "bitches" de forma muy cutre, sin que se viera nada, y el resto era insustancial verborrea de féminas hablando de sus perreos y cornamentas de maridos. Y eso que minutos antes había estado el encargado de los efectos especiales de Crazy Bitches presentando... aún me pregunto qué efectos especiales tenía exactamente. Bodrio a evitar.

En general, las propuestas del tercer día fueron interesantes que, por uno u otro motivo, no acabaron de germinar, con mención aparte para los slashers que no estuvieron a la altura (sobre todo Crazy Bitches que ni debería existir). A raíz de esto, nos gustaría extender una petición que ya hicieron por twitter unos compañeros del medio, y es que se cuide las sesiones golfas. A las 00h nos gustaría cachondeo que nos mantenga despiertos, mírese los ejemplos de otras muestras con Piranha 3DD o Dead Sushi y el ambiente que hubo. Suponemos que programar un festival no es fácil, pero al menos que se tomen nota de estas sugerencias amables de cara al futuro. No nos den falsas esperanzas con slashers rancios y aburridos, hagan de la noche un gran punto final del día memorable para los valientes que se quedan a ellas.

Con esto y un bizcocho, en breves horas volvemos al último día de esta 12ª Muestra (ohhh) con LFO, Jamie Marks is dead, A girl walks home alone at night y Under the skin. Ganas sobre todo de las dos últimas.


Si quieres leer sobre los otros días de la Muestra Syfy:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...