viernes, 13 de febrero de 2015

Red Army. La guerra gélida

Título original:
Red Army
Año:
2014
Fecha de estreno:
13 de Febrero de 2015
Duración:
76 min
País:
Estados Unidos y Rusia
Director:
Gabe Polsky
Reparto:
Documental
Distribuidora:
Caramel Films





La facilidad de hacer propias las victorias ajenas alcanza su máximo exponente con el deporte. No solo es esa satisfacción pasiva la que se propaga por la sociedad cuando gana el equipo predilecto, sino que esos grupos de deportistas pueden tener un significado mucho mayor, incluso político.

Esa estrecha relación entre la política y el deporte está reflejada en el documental ‘Red Army’, en el que el director Gabe Polsky analiza a la implacable selección soviética de hockey, que se impuso como el mejor equipo en ese deporte durante la Guerra Fría. No nos encontramos ante un simple documental de logros deportivos, sino que su importancia radica en cómo ese equipo era un arma de un gobierno prácticamente rechazado por el resto del mundo y que necesitaba reafirmarse entre sus ciudadanos. La sociedad de la Unión Soviética sentiría que los valores defendidos por su gobierno de verdad tenían significado -a pesar de las carencias existentes y de los apuros sociales y económicos- al ver que el emblema de ese esfuerzo infatigable, representado por un equipo de hockey aparentemente sin fisuras, realmente obtenía los resultados prometidos.


La evolución de ese equipo que logró imponerse a nivel mundial no puede separarse del desarrollo de la última década de la Guerra Fría. Polsky cuenta con un guía de lujo para mostrar al público la situación de la selección de hockey que marcó un antes y un después en ese deporte, ese narrador es Viacheslav Fetisov, que durante años fue el capitán y la figura más representativa de aquel equipo. Tal es la influencia de estas figuras deportivas en la sociedad que Fetisov fue nombrado Ministro de Deporte por Vladimir Putin en 2002, por lo que la relevancia del Red Army en la Unión Soviética sigue teniendo su repercusión en la Rusia actual. Fetisov repasa junto a Polsky la trayectoria del equipo desde sus comienzos, no centrándose solo en lo deportivo sino también en lo personal. Los duros e incesantes entrenamientos impedían que los componentes del equipo pudieran pensar en otra cosa que no fuera el hockey, tratando de suprimir sus vidas personales al tenerles prácticamente aislados durante la mayor parte del tiempo. El éxito que lograron les llevó a ser reconocidos, pero no les dio libertad, ya que el insaciable gobierno del país que representaban veía en ellos la mejor baza para demostrar su poder ante el resto del mundo. 

Pero ese poder estaba entrando en decadencia en los últimos años del enfrentamiento “encubierto” de la Guerra Fría. En el documental vemos cómo los deportistas rusos veían limitadas sus posibilidades de incorporarse a la liga americana, ya que eso se comprendía como una traición, por lo que resulta interesante ver ese proceso en el que unos ambiciosos y exitosos deportistas no tenían la posibilidad de decidir sobre su propio futuro, y cómo las tentaciones de escapar a un estilo de vida diferente en el continente vecino se iban incrementando a medida que el enfrentamiento entre ambos países estaba más cerca de su resolución al disolverse la Unión Soviética en 1991.  

Al no centrarse únicamente en el hockey, Polsky plasma algo mucho más interesante. No solo se refleja el éxito de una selección que mostró al mundo un nuevo estilo de juego, sino todo aquello que venía después de levantar los trofeos y el exigente proceso por el que tuvieron que pasar para alzarse con ellos. La breve duración de la película, que no alcanza los ochenta minutos, y la narración tan bien estructurada, logran que sea certera y concisa y que en ningún momento se pierda el ritmo. Además no está todo centrado en el punto de vista de Fetisov, sino que se intenta abarcar a todo el equipo con varios puntos de vista de sus componentes y cada uno entiende de una manera diferente esos años repletos de gloria y restricciones.


Sinceramente el hockey nunca me ha interesado, pero ‘Red Army’ trasciende al deporte, creando un retrato de una sociedad reprimida que se mira en el espejo de un laureado equipo que, a pesar de estar tan sometidos como el resto de ciudadanos, sirven de inspiración para todo un país, a la vez que son útiles para abastecer a su gobierno de un nuevo mecanismo de control para subrayar sus fronteras. 

7,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...