sábado, 7 de febrero de 2015

Mentes Criminales 10x14: Hero Worship. El miedo al reconocimiento social


A todas las personas nos gusta recibir el mérito por aquellas acciones que realizamos con éxito y que además muchas otras personas no son capaces de hacer. Y un asesino que crea bombas y mata a miles de individuos, ¿merece también ese reconocimiento? En este capítulo de Mentes Criminales el equipo tendrá que detener a un sujeto que se dedica a poner bombas en los lugares más concurridos para obtener el reconocimiento que siempre ha deseado. Por otra parte, Reid todavía se encuentra en una fase de tristeza debido a que aún no ha superado la muerte de su amigo Gideon, que analizamos en el episodio 10x13 de la semana anterior. Sigue leyendo si estás intrigado con la trama. ¡ALERTA SPOILER!

En este caso la UAC se desplaza hacia Indianápolis tras la explosión de una bomba en una cafetería, teniendo como precedente otro suceso parecido en una escuela hace un par de semanas. Se trata de un episodio muy expectante manteniendo al espectador con la intriga hasta el final, donde podremos ver escenas realmente agónicas que serán resueltas por el equipo con una audacia y manejo de la situación impresionante. La trama del episodio también será novedosa con respecto a otras semanas, ya que desvía la percepción del asesino final con la introducción de otro sujeto que se ve implicado en el accidente. Además, esos sentimientos de nostalgia de Reid por la muerte de Gideon no se pronuncian en demasía como sucedía en el anterior capítulo, sino que más bien estos momentos se fijan en la escena inicial y final. De esta forma se entiende que se da una mayor prioridad al caso que van a resolver, un aspecto que se agradece.


El trabajo colectivo de la unidad atrapará al primer sujeto que trataba de imitar al verdadero asesino de la explosión. Una vez resuelta este desvío de la trama original, el equipo provocará al sudes a través de los medios de televisión para que salga a la luz en un evento próximo. Hasta este momento el episodio nos ha dejado escenas como la bomba puesta en el coche del imitador, salvándose éste en el último momento por la gran actuación de Morgan desactivándola. También la escena previa a la bomba de la cafetería donde se aprecia una excelente puesta en escena y una explosión bastante creíble. Finalmente, Reid y J.J. detienen al asesino cuando estaba a punto de hacer explotar la bomba, haciéndolo creer que, muriendo él también, sus méritos jamás serán recordados por nadie.

Me quedo con una parte de la frase final “El reconocimiento está en la necesidad de servir a los demás a cualquier precio”. Muchas veces no nos damos cuenta de que no hace falta obtener ese reconocimiento. Tan sólo haciendo un buen acto o servicio debería de ser suficiente para nosotros mismos. El episodio concluye con la sustitución de la figura de Gideon en la vida de Reid, siendo éste David Rossi. Le hace pensar que hay que superar la muerte de los seres queridos y seguir disfrutando de la vida con el resto de personas que están a tu lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...