domingo, 1 de febrero de 2015

Diseccionando Anatomía de Grey: temporada 7.


Seguimos con nuestro particular repaso a las temporadas de Anatomía de Grey, la serie médica creada por Shonda Rhimes. Emitida desde septiembre de 2010 hasta mayo de 2011, la séptima temporada de Anatomía de Grey supuso un cambio radical para algunos de nuestros protagonistas. Si quieres saber lo que dio de sí la séptima temporada, sigue leyendo pero ¡¡alerta spoilers!!

Tras el tiroteo sufrido al final de la sexta temporada, los médicos del Seattle Grace-Mercy West se encuentran en proceso de recuperación, muchos son los traumas que todavía padecen algunos de los médicos y algunos sin incapaces de volver a entrar a un quirófano, pero también los hay que quieren y no les dan el permiso porque la psicóloga considera que todavía no han superado el trauma. Poco a poco, nuestros médicos conseguían volver a su vida diaria normal. 



El suceso médico más complicado de esta temporada concierne a una de nuestras protagonistas y, al mismo tiempo, se trata de uno de los episodios más problemáticos de la serie. Estamos hablando nada más ni nada menos que del capítulo "La canción tras la canción", un episodio convertido en una especie de musical que dejó impactados a bastantes de los espectadores. Eso sí, pudimos disfrutar de la magnífica voz de Sara Ramírez.

En este capítulo, Callie y Arizona sufren un accidente de coche y la especialista en ortopedia se debate entre la vida y la muerte. Todos su compañeros harán lo imposible por salvar su vida y la de del bebé que espera. Sí, la doctora, tras romper con Arizona y la marcha de la rubia, mantuvo relaciones con Mark y se quedó accidentalmente embarazada. Cuando Arizona regresó, se encontró con la sorpresa pero ambas decidieron perdonarse y comenzar una nueva vida juntas y con el futuro bebé. Finalmente, gracias a la ayuda de todos, madre e hija salen con vida y aunque la recuperación no resulta nada fácil, todo termina con la boda de las felices mamás. 



Además, la investigación contra el Alzheimer de Derek y Meredith ocupará toda la temporada y traerá de cabeza a los médicos, sobre todo cuando deciden incluir en el estudio a Adele, la mujer de Webber. Meredith decide hacer trampas y cambiar la medicación para que Adele reciba le medicamento en lugar de placebo. Para desgracia de ella, al final de la temporada descubren que manipuló el ensayo clínico.

Las vidas de Derek y Meredith también cambiarán por completo con la llegada de la pequeña Zola. La niña padece espina bífida y es tratada por los médicos, pero tanto Grey como Shepherd acaban encariñándose de la pequeña y luchan por conseguir su custodia que, con el tiempo, terminan consiguiendo. Por su parte, Cristina y Owen vivirán una crisis con el embarazo inesperado de Yang, la cirujana experta en cardio nunca ha querido tener hijos y así lo ha manifestado en numerosas ocasiones, pero el exmilitar quiere ser padre, no hay cosa que le haga más ilusión y esta situación vuelve a provocar que los cimientos de su relación se tambaleen. Finalmente, Cristina termina abortando. 


Otro de los personajes que también verá modificada su vida personal es Teddy, la amiga de Owen y cirujana que se incorporó al hospital en la sexta temporada, comienza conociendo a un paciente que, poco a poco, va ganándose su confianza y atención. Henry (interpretado por Scott Folley) es un paciente que sufre una enfermedad que hace que tenga que someterse a diversas operaciones, sin embargo, no tiene seguro para cubrirlas así que Teddy acaba casándose con él. 

Personalmente, esta temporada es de las que más me gustan de toda la serie. Tenemos tramas intensas, amores que van y vienen, casos médicos complicados, pérdidas, boda, odios, rencores y ese capítulo musical tan odiado por unos y amado por otros. La séptima temporada de Anatomía de Grey resultó ser un punto de inflexión en la serie.

REFLEXIÓN TOP 7ª TEMPORADA
7x22. “Unaccompanied Minor” (Menor sin compañía)
Siempre dije que sería más feliz sola. Tendría mi trabajo, mis amigos. ¿Pero alguien en tu vida todo el tiempo? No merece la pena. Al parecer, lo superé. Dije que sería feliz sola por una razón. No era porque pensaba que sería feliz sola, era porque pensaba que si amaba a alguien y después se iba al traste, podría no recuperarme. Es más fácil estar solo, porque, ¿y si descubres que necesitas amor, y luego no lo tienes? ¿Y si te gusta y dependes de él?  ¿Y si amoldas tu vida a él y después desaparece? ¿Puedes sobrevivir ese tipo de dolor? Perder el amor es como el daño orgánico, es como morir. La única diferencia es que la muerte acaba ¿Esto? Podría durar para siempre.

Si quieres conocer los inicios del Seattle Grace:
- Diseccionando Anatomía de Grey: Temporadas 1 y 2.
- Diseccionando Anatomía de Grey: Temporadas 3 y 4.
- Diseccionando Anatomía de Grey: Temporadas 5 y 6.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...