miércoles, 27 de agosto de 2014

El secuestro de Michel Houellebecq. Ironizando sobre sí mismo.

Título original:
L'enlèvement de Michel Houellebecq
Año:
2014
Fecha de estreno:
29 de agosto de 2014
Duración:
93 min
País:
Francia
Director:
Guillaume Nicloux
Reparto:
Michel Houellebecq, Mathieu Nicourt, Maxime Lefrançois, Françoise Lebrun, Luc Schwarz, André Suchotzky, Marie Bourjala
Distribuidora:
Caramel Films


Enfocada bajo el prisma del falso documental, como el los inicios del neoyorquino Woody Allen, el director Guillaume Nicloux y el polémico escritor Michel Houellebecq se alían para sacar adelante la singular propuesta que supone El secuestro de Michel Houellebecq.
La película juega con la noticia real de la desaparición en septiembre de 2011 del escritor, donde se le esperaba para presentar su último libro por entonces El mapa y el territorio en varias ciudades europeas y no se presentó ni dio señales de vida. Nadie sabía donde estaba y, dada su fama y sus declaraciones polémicas en entrevistas que han llevado a tacharle de sexista y enemigo del Islam, se especuló con muchas teorías sobre su desaparición en las redes, incluso sobre un secuestro de Al-Qaeda. Pero lo que lo hace aún más interesante aún es que uno de los protagonistas del libro El mapa y el territorio es un escritor llamado Houellebecq que es un misántropo que le gusta aislarse del mundo, desapareciendo en una casa de la costa irlandesa, donde no recibe a nadie ni contesta mensajes. El protagonista de la novela, el artista Jed Martin, se pasa una buena época intentando localizarlo y no lo consigue, lo que recuerda inevitablemente a la situación real que el escritor realizó en septiembre de 2011 promocionando dicho libro. Estrategia de marketing o temas personales, Houellebecq decide ahora ironizar con todo esto protagonizando el falso documental sobre el supuesto secuestro sufrido.


La propuesta de este juego de realidad ficticia es el gran atractivo de la propuesta de Nicloux, que a la postre lamentablemente se queda en las pocas virtudes de una cinta demasiado vinculada a su protagonista y su vida, lo que se traduce en que si no estás muy puesto en su vida, obra o ideas, gran parte de la gracia se pierde, quedando tan solo un, eso sí, singular secuestro de un culturista, un guardaespaldas y un luchador de artes marciales, más los padres de uno de ellos.
Quizás con menos palabrería sobre los ideales de Houellebecq y jugando más con las personalidades de los secuestradores y fomentando más esos momentos irónicos y más cómicos de la película podríamos verla con otros ojos.

El secuestro de Michel Houellebecq, lamentablemente acaba por aportar poco más que la interesante propuesta inicial, lastrada por un ritmo a veces oscilante entre conversaciones vacuas o situaciones ridículamente graciosas (las discursiones por el mechero, cuando le enseñan los secuestradores llaves de lucha a Houellebecq o el padre de los secuestradores le monta en su coche para enseñarselo), una película que si bien no tildaría de mala, personalmente no me ha aportado gran cosa que vaya a perdurar en mi recuerdo. 

5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...