miércoles, 7 de mayo de 2014

Snowpiercer (Rompenieves). El tren de la humanidad.

Título original:
Snowpiercer
Año:
2013
Fecha de estreno:
09 de Mayo de 2014 
Duración:
126 min
País:
Corea del Sur / República Checa / USA
Director:
Bong Joon-ho
Reparto:
Chris Evans, Song Kang-ho, Ah-sung Ko, Jamie Bell, John Hurt, Tilda Swinton, Octavia Spencer, Ewen Bremmer, Ed Harris
Distribuidora:
Good Films

Para el que no conozca previamente el trabajo de Bong Joon-ho es posible que al principio le cueste entrar en su particular humor negro y su estilo. Aún recuerdo mis primeras impresiones con The Host, la primera película que vi suya, cómo estar a cuadros los primeros minutos y cómo salir maravillado al final del todo.
De hecho, fue en la producción de ésta cuando Bong Joon-ho leyó la novela gráfica Le Transperceneige de Jean-Marc Rochette y Jacques Loeb, de la que quedó prendado al instante. Así que cuando Moho Film (la productora de Park Chan-wook) y Opus pictures le ofrecieron dirigir The Host, Joon-ho ya les sugirió la idea de rodar Snowpiercer. Así que mientras rodaban aquella atípica y bizarra genialidad de monster movie, los derechos de Le Transperceneige ya estaban en proceso. De hecho tardaron un par de años, y aún le dio tiempo al director de rodar el cortometraje Shaking Tokyo para la película de tres historias llamada Tokyo!, donde también participaban Michel Gondry y Leox Carax; y el thriller Mother.

Ambientada en el 2031, en un futuro postapocalíptico donde el calentamiento global llegó a un punto insostenible que los dirigentes de las distintas potencias mundiales decidieron lanzar el CW7 para que disminuya la temperatura de la Tierra. Pero el experimento falla y la vida en la Tierra se sume en una era glaciar en la que los únicos supervivientes sobreviven gracias a un sofisticado tren-bala autosuficiente que da la vuelta al mundo perennemente, un tren que nunca para. Tras 17 años sobreviviendo así, diferenciados por clases sociales, los de los vagones de cola viven en condiciones miserables, pasando hambre y frío, mientras que los de la parte delantera tienen agua y todo tipo de comida y comodidades. Tras varias revueltas frustradas, un joven llamado Curtis está decidido a volver a intentar cambiar el rumbo de los suyos.


Premisa muy interesante que bien podría haber desembocado en un thriller de acción a la americana más, cosa que afirman algunos, pero que yo no comparto, pues la libertad con que acomete el proyecto Bong Joon-ho sin duda no la hubiera tenido en América y pocos proyectos estadounidenses la tienen. Y eso que su reparto es internacional, porque todos estaban deseando trabajar a las órdenes del que consideran un director grande.
La sociedad distópica presentada mezclada con ese particular humor nos recuerda a Terry Gilliam, representando las distintas clases sociales según los vagones y creando un discurso reflexivo sin desmerecer la acción ni el entretenimiento.
De hecho, uno de los puntos fuertes de la película es ir viendo qué sorpresa vendrá nueva tras la siguiente puerta.

Uno de los grandes aciertos de Snowpiercer es sentir real ese tren. Es un protagonista más de la trama, un monstruo de 650m de largo, con unos grandes decorados, haciendo cada vagón único. Si además tienes todo un reparto de lujo, encabezado por el actual Capitán américa, Chris Evans, la camaleónica Tilda Swinton, John Hurt, Jamie Bell, Octavia Spencer, Alison Pill o Ed Harris. Y dejándo para el final, la pareja formada por Song Kang-ho y Ah-sung Ko (padre e hija en la película), quienes ya habían trabajado juntos en The Host.


Si tener un buen director, un gran proyecto ambicioso y un reparto envidiable no fuera suficientes, rodearte de un gran equipo ya es sinónimo de garantía. Ondrej Nekvasil, director de producción de El ilusionista, se encargó de la creación del tren. Eric Durst, creador de los efectos especiales de Spiderman 2 o Señales del futuro, aquí se encargó de crear gráficos por ordenador lo más realistas posibles.
Julian Spencer, coreógrafo de las famosas escenas de acción de la sauna en Promesas del este, aquí se preocupó de conseguir unas luchas más viscerales y menos estilizadas. También contador con Jeremy Woodhead, maquillador y diseñador de peluquería de El señor de los anillos y Marco Beltrami, el reputado compositor, que se encargó de acompañar las imágenes con su genial partitura.

Y solo así, trabajando cada apartado con mimo y al son de la visión única del director, sin productores que antepongan el espectáculo sobre el artista, se consigue una obra compleja que seguramente deje huella en las generaciones posteriores. Un ritmo medido que no deja respiro alguno finalizando tan poéticamente como solo un gran director como Bong Joon-ho sabría hacerlo.
Si buscan acción, la encontrarán. Si buscan reflexión, esta les encontrará. Si quieres pasar un rato entretenido, más que de sobra. Si quieres una película competente, tanto de forma artística como de los más logrados efectos especiales, que tenga un sello diferente a la mayoría de películas, Snowpiercer te está esperando.

7,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...