miércoles, 9 de abril de 2014

Moliere en bicicleta. El misántropo de la Isla de Ré.

Título original:
Alceste à bicyclette
Año:
2013
Fecha de estreno:
25 de Abril de 2014
Duración:
104 min
País:
Francia
Director:
Philippe Le Guay
Reparto:
Fabrice Luchini, Lambert Wilson, Maya Sansa, Camille Japy, Ged Marlon, Stephan Wojtowicz, Josiane Stoléru, Philippe Du Janerand
Distribuidora:
Wanda


Philippe Le Guay, director de Las chicas de la sexta planta, sigue con la comedia, esta vez tomando como referencia a Moliére (noten que la falta del acento en el título de la crítica no es casual, sino que en el cartel español no lo lleva... curioso) y El Misántropo. En la obra, Alceste es un hombre enfermo de hipocondría y sumamente huraño, donde expresa su desagrado por el ser humano y la sociedad. No en vano, Moliére era el verdugo de los falsos sabios y la pedantería. A partir de una idea del propio director tras una conversación casual y amistosa con su amigo el actor Fabrice Luchini, le surgió la idea de hacer una película sobre dos actores ensayando El misántropo en la isla de Ré, donde a su vez la obra cobrará vida siendo un reflejo actualizado en la relación de ellos dos. Así como premisa inicial puede parecer más aburrida de lo que realmente es.


En cierto modo es verdad que al principio cuesta entrar, o mejor dicho, se hace un tanto cuesta arriba seguir el ritmo, pues son dos actores recitando la obra. Pero no se asusten, poco a poco la película va ganando profundidad, sobre todo cuando se introducen los personajes femeninos. Además, la película es perfectamente visible y disfrutable aún no estando familiarizados por la temática de Moliére.
A los que no les podemos reprochar nada es a los actores y actrices. Empezando por un Fabrice Luchini que es Serge Tanneur en carne viva. Lambert Wilson le da buena réplica como Gauthier Valence, personaje que va evolucionando a medida que transcurre la historia. Maya Sansa consigue con el personaje de Francesca ese punto de referencia en la película, donde tanto Fabrice como Lambert acabarán dando vueltas sobre ella. Además está el personaje de Zoé, una actriz porno joven como representación de las nuevas generaciones, donde detrás de esa fachada de éxito rápido y apariencia vacua, existe un verdadero talento que necesita de un impulso para salir afuera.

El constante toma y daca entre Serge y Gauthier, una lucha de egos, uno vitalista y el otro pesimista. A través de sus encuentros comprendemos a cada uno de los dos personajes y, además, los extrapolamos a la sociedad actual. Quizás no estoy del todo satisfecho, al igual que comentó Lambert Wilson, del final que toma su personaje y pienso que habría quedado mejor junto con lo contrario a lo que ocurre, pero supongo que sus motivos tendría Philippe Le Guay para decidirse en el montaje por esta versión.


Moliére en bicicleta acaba siendo un buen reflejo del mundo actoral, los ensayos, las amistades y las redencillas, un trabajo gratificante y asfixiante a la par, según las diferentes situaciones.
También se atisban ecos a Jules et Jim de François Truffaut en ese trío en bicicleta e incluso la música que suena es la misma que en la película de 1961.

6,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...